El Capital Humano

La crisis es siempre un buen campo de pruebas para el drama. Una crisis como la europea, que al mismo tiempo agarrota a millones de personas acomodadas, dispara un sinfín de dramas que amenazan con convertirse en tragedia. El Capital Humano cuenta una de estas historias de podredumbre en el corazón del viejo continente. De una manera sutil nos muestra hasta dónde son capaces de llegar unos padres abnegados en la búsqueda de un buen futuro para sus hijos, o acaso no pretenden alcanzar ellos mismos ese sueño de progreso, y para ello están dispuestos a hipotecar ese futuro. Son individuos movidos por los intereses en una encrucijada vital de distintas formas y colores, una disección de las distintas generaciones que conviven en una familia. Personas que tienen todo lo necesario, que incluso les sobra, pero a quienes les tiemblan las canillas cuando se sienten cerca del acantilado.

El Capital Humano película

El film parte de la novela homónima de Stephen Amidon, una historia norteamericana que el director Paolo Virzi traslada a la región más rica de Italia, abundando en su valor universal. El relato se centra en dos familias que coinciden en esas ansias por medrar y por darles un futuro a sus hijos. Un hombre se arrima a la acaudalada familia del novio de su hija para prosperar, y a tal fin es capaz de endeudar todo lo que tiene a su alcance. El reputado inversor financiero pone contra las cuerdas el desarrollo económico de estados enteros.  Una mujer de mediana edad trata de huir de esa atmósfera que ya le resulta irrespirable. Entre unos y otros, los pobres diablos sin espacio para maniobrar, vasallos contemporáneos que viven bajo el yugo de ese sistema. El Capital Humano recorre en síntesis estos perfiles tan comunes en cualquier comunidad, desde las clases más humildes a las más pudientes.

Para trasladar esta idea totalizadora el director se sirve de una estructura arriesgada, pero que con buen oficio se revela eficaz. Mediante distintos actos descubrimos a tres personajes, empatizamos con cada uno de ellos y en esos espacios en blanco, vacíos de toda comprensión, se gesta esa historia tan bien entrelazada. Los protagonistas están condenados a implicarse en los acontecimientos (el atropello de un ciclista es un mero desencadenante) y a descubrir por ellos mismos la miseria humana que les rodea y que albergan en sus corazones. El desenlace, ya al borde del precipicio, parece ponerlo todo en su sitio, aunque no está desprovisto de tensión.

Esta composición del relato recuerda a una de las mejores tragedias de los últimos años, ‘Antes que el Diablo sepa que has muerto’. A diferencia de la última obra de Sydney Lumet, cuyos protagonistas a la deriva se adentraban en el puro drama, los personajes de El Capital Humano todavía se mantienen a flote. Es una película agradable de ver, que en ningún momento hace que el espectador se revuelva en el sillón. El Capital Humano rompe además con el tópico que apunta a la lentitud y aburrimiento del cine italiano. Está rodada con el ritmo justo, entretiene y levita sin trompicones sobre los sentimientos larvados que le dan sentido.

Entre tantas emociones y en medio de una tensa calma, una idea secundaria se descuelga: la repercusión a nivel global de esas ansias de progreso, que desmoronan gobiernos y hunden cifras macroeconómicas.

Porque El Capital Humano es, ante todo, una historia universal. Es el precio que las aseguradoras nos ponen para indemnizar a nuestros familiares en caso de accidente. La película de Virzi evidencia cuán importante es ese capital, cómo condiciona nuestras vidas. Por fortuna, el Capital Humano también se molesta en recordarnos que en este dulce declive europeo aún nos quedan razones para brindar. Porque al final, y al menos por el momento, siempre volvemos a la casilla de salida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s