Visita de un día a León Estado Mental

   Pasé un día en León, atrapado entre un destino anterior y la marabunta que buscaba reanudar el trabajo en septiembre. Nunca había estado por allí, en la capital leonesa, pero su belleza histórica no me sorprendió, después de años de revisar manuales de Historia del Arte, de estudiar la Catedral y perderme mentalmente en sus angostas calles.

   Allí estuve, en León, por sorpresa pero sin dejarme sorprender, descubriendo eso sí una ciudad que parece pueblo, y viceversa. En torno a 130.000 habitantes que buscan su identidad colectiva, de las cecinas y las mantecas a las reivindicaciones regionalistas y los estudios de tatuaje. Una población a medio camino y a medio terminar, con aceras de pueblo grande y centros de arte contemporáneo.

   Y gente muy joven, y mucha.  En mi vida había visto a tantas chavalas juntas en pantalón corto, adueñándose del centro urbano y dejando a sus acompañantes en la posición de meros comparsas.

   En fin, un vistazo tangencial a una ciudad que se merece mucho más. Una visita a sus viejas aceras y fachadas, a sus contrastes bañados por un ocaso igualador.

Vista de la Catedral de León desde la calle Serranos

Cafetería en Avenida del Padre Isla de León

Calle Conde Rebolledo de León, Pizzería La Competencia

Arco gótico en la calle San Pelayo de León

   Chavales y chavalas, everywhere…

Letras de León en la Plaza de Regla, frente a la Catedral

Anuncios
Esta entrada fue publicada en FOTOGRAFÍA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s