CRYSTAL CASTLES – III

Dos años ya, el tiempo transcurrido desde el lanzamiento del segundo álbum de Crystal Castles, allá por junio de 2010.  Desde que no me reconozco en mi propia edad ni en el número de canas que pueblan mi cabeza vivo irremediablemente obsesionado con el paso del tiempo.  Dos palos de obsesión, angustia y agonía, tanto en aquella habitación con vistas a la ciudad de las mil atmósferas en la que por vez primera escuché II (todos los discos de Crystal Castles son homónimos y para distinguirlos suelen emplearse números romanos) como en todas y cada una de las estancias que he habitado desde entonces, y no son pocas.  Obsesionado con el tiempo entre otras cosas, tanto como Antoine D’Agata vive obsesionado con la muerte.

Este soy yo, justo aquí, obseso perdido con imágenes que me privan del buen dormir.  Un Christian Bale cualquiera en la película ‘El Maquinista’, en la que el Batman moderno encarna a un hombre que, trastornado por haberse dado a la fuga tras atropellar a un niño con su coche, sufre el remordimiento más brutal, a lo Edvard Munch en su etapa más negra, y no logra pegar ojo en un año entero.  Cuando siente que no puede más, exhausto y desarmado, mira atrás y se decide a declarar su crimen en una comisaría de policía.  “Me da igual todo”, viene a decirles a los agentes cuando le leen sus derechos, “ahora solo quiero dormir”.  Y en el justo momento de entrar en el calabozo y echarse sobre el colchón, después en un año insomne consigue su objetivo vital.

El sueño es una recompensa genuina a nuestra conciencia.  No sé, yo me considero un tipo afortunado, con una dosis decente de bonhomía y tal, pero a veces me despierto en mitad de la noche y me entran ganas de morir.  Por eso, y parafraseando a Lady Gaga, os recomiendo, paquetes y paquetas: Dormid mientras podáis.  Yo dormiré cuando me muera.

El domingo por la noche no podía dormir.  Harto de rodar por la cama envuelto en llamas encendí el ordenador, a eso de las cuatro y media.  Entonces descubrí un mensaje de Facebook enviado por un amigo de la universidad, uno que vive en unas islas lejanas:

cool! by the way, Im listening right now Crystal Castles new album!

Ese “cool!” tan plano respondía a una foto, precisamente de D’Agata, que le había enlazado el día anterior, en horas tempestivas.  Nada más leer la frase me sumergí en YouTube en busca de lo nuevo de Crystal Castles.  No me llevó mucho tiempo constatar dos hechos principales,:uno, que el último trabajo de los canadienses suena mucho más cohesionado que los dos anteriores, y dos, que se mantienen en lo más alto, que sigue sin haber motivo para la preocupación.

III es un contínuum, un largo viaje sin apenas diferencia entre sus doce etapas, bastante cortas por otra parte.  Tampoco hay sobresaltos ni samples sorpresivos, como el de ‘The Message’ en ‘Magic Spells’.  Este nuevo álbum no está en la órbita del 8-Bit.  Alguna canción más cañera que otra, eso es todo.  Quizás el primer corte, ‘Plague’, confunda un poco, dados sus cambios frenéticos a lo ‘Baptism’, pero el total suena etéreo.  Ethan Kath y Alice Glass van formando su propio universo, y los que emprendimos el viaje con ellos allá por 2008 nos vamos adentrando más en él, cual globo de helio en expansión.

Mucho vocoder, en ‘Kerosene’ entre otros, como si la voz de Glass no estuviera lo suficientemente distorsionada.  Lo mismo ocurre en ‘Insulin’, algo así como un interludio entendido más como instrumento de asfixia que como excusa para tomar aire.  Con los castillos de cristal, advierto, conviene venir oxigenado de casa.  Eso sí, ‘Transgender’ ofrece cierta tregua, y el tema final cumple con la función de salida perfecta, como la tormenta después de la calma.  En esta ocasión no llega a la sencillez de aquel ‘Tell Me What To Swallow’, pero no cabe duda de que ‘Child I Will Hurt You’ es una obra delicada, una nana venenosa.  En ‘Affection’ una voz masculina dota de profundidad a una composición ya de por sí abismal.  En ‘Pale Flesh’ la parte vocal es una intercadencia de alaridos.  Y caña, más bien poca.  ‘Sad Eyes’ sería el corte más indicado para programar en una sesión de electro.  A juro que inspirará a los maestros de remezclas de la red, pero en suma este disco se mantiene en clave baja, sepultado por capas y capas de dulce confusión.

Porque III, a su manera, es una obra dulce, una suerte de aterrizaje sobre almohadas de plumón para todo el nervio drag electro-punk, ese mismo que nos viene gobernando a las mentes angustiadas desde hace años.  Pienso que no hay motivos para la preocupación porque, en ese enroque enfermizo que les caracteriza por la senda de lo desagradable, los de Toronto siguen hallando nuevos espacios de inspiración.  Su fórmula, lejos de agotarse, ofrece buenas expectativas.  Ahí estaremos para confirmarlas.

Tengo pendiente el relato de la mejor forma de perder una gorra de los Yankees en un festival del Sur expañol, a la sombra de una Alice Glass desatada, pero esa es otra historia.  Con esa instantánea grabada a fuego en la retina gocé de mi primer contacto con lo último de Crystal Castles, el domingo a las mil de la noche, convencido como estoy de que ellos, mejor que nadie, han sabido expresar en su música la agonía de los angustiados, la angustia de seguir siendo.  Por momentos, en una caprichosa intercadencia de flashes, Samuel Aranda fotografiaba a heridos en las revueltas de Yemen, bajo el techo de una mezquita cualquiera.  Alice se lanza sobre el público, Fenrisolo pierde su gorra.  Samuel aprieta el disparador.

Entonces me dormí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MÚSICA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CRYSTAL CASTLES – III

  1. A small difference in wind speed translates to a large
    difference in electricity produced. You can also choose to use recycled materials as well.
    A normal wind turbine is a tall tower that has blades attached to a
    rotor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s