EUROVEGAS: ESPAÑA ESTÁ DE SALDO

Hace años trabajé en una emisora local comandada por todo un licenciado en Sociología, quien desde la sala de control metía los totales y daba instrucciones con las manos a los locutores.  Una mañana, no sé al hilo de qué cuestión, terminamos hablando de Las Vegas.  Yo le dije que, visto desde lejos, parecía una tramoya de cartón-piedra sin nada realmente interesante que ofrecer.  No hay, como en casi todo el territorio norteamericano, ningún edificio centenario con el que maravillarse.  Tampoco es escenario de un acervo sociocultural que haya logrado perdurar durante siglos.  Es solo un escaparate del vicio y la diversión fácil, le dije, a lo que él contestó con repentina vehemencia: Y qué.  Para qué quieres museos e iglesias ¿Acaso crees que la gente atraviesa en masa el desierto para cultivarse? 

El tono de su respuesta me molestó entonces, pero no le faltó ni una pizca de razón.  Las Vegas es un patio de recreo para los instintos humanos.  Todos nosotros buscamos sitios así para satisfacer nuestro instinto, esa inherente necesidad de fuga tan difícil de verbalizar.  En Las Vegas termina un heterogéneo peregrinaje que incluye a viciosos que van a fundirse la pasta, ejecutivos que asisten a conferencias empresariales y familias que buscan un fin de semana divertido.  En no pocas ocasiones el vicioso, el ejecutivo y el padre de familia son la misma persona, aunque elija situaciones diferentes para viajar a la ciudad de Nevada.  Según lo que el televisor nos deja entrever, Las Vegas dista mucho de la imagen que el cine ha proyectado de ella.  En realidad es un lugar mucho más popular, no muy diferente a una ciudad de playa en la que estamos dispuestos a pasar unas vacaciones tirados en la arena, sin pensar en nada.  Yo repudio Las Vegas pero amo Salou.  Por ahí van los tiros.

Eurovegas es, sencilla y llanamente, un plan para saciar el vicio de los europeos (rusos incluidos).  El pequeño hombre detrás del gran pelotazo, Sheldon Adelson, domina desde hace años el patio de recreo de los norteamericanos (Las Vegas) y el de los asiáticos (Macao y Singapur).  Parece ser que en su última partida al Risk descubrió un pequeño continente en mitad del tablero y pensó: me fal’.  Si se cumplen las expectativas, en el medio plazo se habrá hecho con ese territorio y podrá afirmar orgulloso lo ten’ para en el largo plazo lanzarse a la conquista de otras regiones del mundo.

No es de extrañar que el magnate del juego y las cenas de empresa se haya fijado en nuestra península dorada y recorrida por cicatrices.  Ofrecemos todo lo necesario en el despiporre del vicio, a saber, buen clima y una situación privilegiada en los sectores clave: prostitución y consumo de cocaína.  En eso no tenemos rival en Europa.  Por si fuera poco, somos un país que está de saldo.  El precio del suelo continúa en caída libre, y de confirmarse la inversión, no sería extraño que los terrenos acabaran siendo regalados a Las Vegas Sands tal y como hicieron por estos lares, Zaragoza, cuando se instaló la General Motors.  Los inversores encontrarían además una población que agota la ayuda de desempleo y está ávida de trabajo.  Expaña era un país de albañiles y camareras y con proyectos de esta naturaleza lo va a seguir siendo, solo que los licenciados universitarios también nos sumaremos a esos dos sectores punteros hasta alcanzar el total de 200.000 nuevos empleos que hoy vaticinan.  Expaña, el paraíso perfecto para un millonario foráneo.

Y a mí que todo esto me da miedito…  Vivimos en un país que, a pesar de las circunstancias actuales, cuenta con una gran riqueza.  Disponemos de estupendos recursos naturales auspiciados por nuestro clima y nuestra biodiversidad.  Además contamos con un sector manufacturero importante, una cultura muy rica y una sociedad que pese al desánimo busca mover ficha.  Sin embargo, el anuncio de Eurovegas me ha llevado a visionar la imagen de la depresión económica, y en verdad que ya empezamos a tener formas de un país pobre que se deja chantajear por el primero que llega con un maletín, como ese personaje de cómic pulp llamado Sheldon Adelson.  Olviden cualquier atisbo de esfuerzo por centrarse en sectores estratégicos y en remodelar nuestro sector turístico para hacerlo deudor del principio La calidad no tiene competenciaLlega un magnate con una idea loca y aquí le sacamos la alfombra roja, porque no nos queda otra, porque Expaña agoniza y está a la última pregunta.  Luego intentarán convencerles de que la iniciativa pivota en torno al gancho de las conferencias internacionales, pero me temo que, si bien estas tendrían lugar en un todavía hipotético Eurovegas, en el fondo este es un proyecto que va de fluidos.  Es como un productor porno que pretende vendernos sus películas como obras experimentales cuando solo ofrecen lo mismo de siempre, lo único que la gente demanda.  Mamada, cunnilingus, mete-saca, corrida.

Pero eso no es lo preocupante.  Mi temor se fundamenta en las condiciones que Las Vegas Sands pone sobre la mesa para que seamos merecedores de sus… atenciones.  Me tomo la libertad de reescribir someramente la noticia que ha aparecido estos días en los medios basándome en la nota de prensa de la compañía:

   Las Vegas Sands ha elegido definitivamente Madrid como su “localización preferente” para promover su macrocomplejo en Europa.  Así lo ha anunciado la compañía estadounidense, encabezada por el magnate Sheldon Adelson, en una nota de prensa en la que además avanza que ahora comienza la “siguiente fase” para determinar la localización exacta, la financiación y la magnitud del proyecto.  Asimismo recuerda que Las Vegas Sands aportará entre un 25 y un 35 por ciento de la inversión prevista, por lo que resulta esencial encontrar financiación en los mercados de capital.  Por esta misma razón, y siempre según el comunicado de la empresa, el devenir de la economía europea supone una “consideración importante” a tener en cuenta.

Entre un 25 y un 35 por ciento, una miaja de na’.  El resto de la financiación, llegará o no llegará, pero habida cuenta de cómo está el país no parece muy probable que inversores españoles entren en la operación.  Y por supuesto, todas las obras de acompañamiento necesarias correrán a cargo de las autoridades.  Estas serán las responsables de construir trenes, metros, un aeropuerto, carreteras, etc., y en definitiva, de desviar a esta causa una serie de fondos y esfuerzos públicos que de otra manera irían destinados a alternativas tal vez más acordes a nuestras necesidades y con mejor visión de futuro.  Lamentablemente este gasto adicional no podrá ser cubierto -al menos no en el corto plazo- con el dinero cobrado de los promotores en concepto de impuestos, pues Las Vegas Sands pide exenciones fiscales que reducirán su contribución a un pequeño porcentaje en los primeros años.  Puestos a pedir, también abogan por modificar la Ley Antitabaco así como cualquier otra normativa que ponga trabas al proyecto.  En general pretenden instaurar una suerte de vacuum legalizado (lo de vacuum va también por lo de no pagar impuestos).  Solo les falta ordenar que legalicemos la prostitución y la drogaína.  Ante estas propuestas, el Gobierno regional de Esperanza Aguirre asiente hasta descoyuntarse el cuello.  Atrás queda la ley para salvaguardar nuestros pulmones y cualquier iniciativa de modernización y diversificación económica.  A tomar por saco, parecen pensar, deslumbrados por la cifra de 200.000 empleos, independientemente de qué tipo y bajo qué condiciones.  Esa es la firmeza de sus convicciones, esa la solidez de sus planes de futuro. 

Y muchos españoles estarán de acuerdo.  Al fin y al cabo, las últimas elecciones revelaron un espaldarazo histórico al Gobierno que nos está metiendo en esto.  Ellos esgrimirán en defensa del proyecto Eurovegas que la prioridad es crear puestos de trabajo, y que para ideas revolucionarias ya habrá tiempos mejores.  O como Aguirre ha dicho hoy en la Asamblea de Madrid, dejar escapar una oportunidad como esta en plena crisis sería una “frivolidad imperdonable”.  Consientan que este niñato sin idea alguna de lo que es la miseria les lleve la contraria.  Cuando vuelvan tiempos mejores, si es que vuelven, aquí no se acordará de la economía ni el tato.  Muchos estaremos repartiendo fichas, sirviendo copas y echando a borrachos a la calle, mientras seguimos con nuestras anodinas vidas agradecidos eternamente a Adelson y similares por brindarnos esa falsa imagen de progreso.

Pertenezco a la generación del no-no.  No casa, no coche, no curro.  No perro, no novia.  No bicicleta.  Esta condición me permite opinar sin mirarme los bolsillos, porque los tengo vacíos.  Si alguno de ustedes cree que, a pesar de mi falta de ataduras, debería apoyar Eurovegas por el bien común, se equivoca de plano.  A mí los planes mesiánicos no me convencen, al contrario, me hacen sospechar, como igualmente sospecho del proselitismo en general.  Que la masa se sume entusiasmada a tamaño acto de aquiescencia no logra sino radicalizar mi postura.  Por eso me dirijo a quienes están detrás del proyecto Eurovegas para recordarles que la realidad no exige obediencia.  Que tenemos las manos vacías, pero las manos son nuestras.

Cómetelo, Sheldon.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EUROVEGAS: ESPAÑA ESTÁ DE SALDO

  1. Jacobo dijo:

    A este comentarista la noticia le deja muy triste. No porque venga Eurovegas,, que no vendrá (estas cosas nunca vienen, sacan la pasta
    de nosotros y luego se van, como hicieron en Ciudad Real y en los Monegros). Lo que me entristece es la mentalidad de la gente. La primera de los políticos. Cualquier método coercitivo aplicado sobre ellos sería poco doloroso. La segunda la de toda esa gente diciendo que muy bien porque así podrían irse de putas. No se, es ese el futuro que desean para sus seres queridos??? Es increíble este país. La gente que lo habita tiene una buena base cultural que arroja por el retrete cuando piensa o abre la boca. En la meseta todo siguen el discurso reaccionario puesto que han nacido allíi. En Cataluña todos siguen un discurso xenófobo puesto que son catalanes. En Aragón daríamos la vida por evitar ceder una gota de agua (yo sería el primero). Parece que nadie nos ha enseñado a jugar. Me pregunto si quizá no sería deseable una asimilación europea. Vamos, que incluso nos vendría bien que los alemanes nos metieran en campos de concentración (por supuesto los políticos y los Borbones deberían ser los primeros en ducharse)

  2. Jacobo dijo:

    Conforme pasa el tiempo, menos opciones hay para regenerar el país por vías pacíficas. Es una pena porque todos sufriremos las consecuencias. Recemos todos para que los que dirigen las instituciones y nuestra sociedad tomen las decisiones acertadas para ayudar a la población, material y físicamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s