MARTIN PARR ES UN GENIO

Martin Parr es un genio.  No empleo este calificativo de forma gratuita, que conste.  Estoy harto de oír a gente resaltando la genialidad de otra gente, cuando en la mayoría de los casos todo responde a una confusión con lo que solo es tesón, o a lo peor fortuna.  La genialidad se encuentra en dosis homeopáticas, rara vez encarnada de los pies a la cabeza en las personas.  En este último caso esas personas son genios, y Martin Parr lo es.  ¿Por qué?

Porque a través de una técnica insultantemente sencilla logra lo que está fuera del alcance del resto de fotógrafos.  Él es uno más en la fotografía que desarrolla.  No es un antropólogo en busca de una tribu no contactada.  Tampoco ha hecho girar su carrera en torno al seguimiento de los narvales en los mares subárticos.  El británico retrata lo cotidiano de cuanto tiene alrededor y le otorga un componente exótico.  Ahí reside su genialidad.  Una de las tareas más complicadas que un buen fotógrafo debe cumplir es la de encontrar el punto interesante en aquello a lo que está de sobra acostumbrado.  Este noble arte no consiste en hacer buenas postales de vacaciones en Nueva York, sino en sacar oro del pueblo, de tu propia calle.  Oro líquido, es todo lo que nos rodea.  La misión es acostumbrar nuestra vista a ello.  Por esa razón Martin Parr parece vivir tanto dentro como fuera de la escena.  Se mimetiza como si disfrutara de un mecanismo ancestral, igual que un camaleón.  Es uno más en el entorno, sea este la campiña inglesa o la playa de Benidorm, pero lo retrata como si recién hubiera aterrizado procedente de un planeta lejano.  ¿Cuántos han conseguido algo así?

¿Y acaso para ponernos frente a esa realidad se necesita un cuidado juego de técnica? No Martin Parr.  Martin Parr es el artista de la aparente sencillez.  Cuando el arte recae en el fotógrafo, y no en la fotografía.  De esta forma ha sabido abrirse las puertas de la agencia Magnum, al tiempo que se ha erigido como un baluarte de la fotografía como arte y documento.

Pero la genialidad en la fotografía no consiste solo en encontrar motivos para una buena foto en cualquier esquina.  Otra de las cuentas pendientes para muchos militantes en el palo es desarrollar historias.  Trascender la imagen aislada e hilar una buena serie de imágenes.  No postales, sino libros.  Como el talento de Parr da sus frutos en cualquier lugar, a lo largo de los años se ha visto capacitado para enfrascarse en un proyecto de cariz universal.  Tan universal como el fenómeno del turismo, la mayor industria del mundo, según el de Epsom.  Son las instantáneas que encontramos en ‘100 photos of Martin Parr for Press Freedom’, el álbum con el que Reporteros Sin Fronteras cumple 20 años de su famosa colección ‘100 photos pur la liberté de la press’, al increíble precio de diez euros.

Fotografías de Reino Unido, España, Egipto, Estados Unidos, Japón… Un mundo de fotos a aquellos que hacen fotos, que toman el sol, siguen a un guía turístico.  Y de nuevo un Martin Parr que se sale con la suya al conseguir que nos miremos a nosotros mismos y exclamemos: “¡Qué raros somos!”.  Una conclusión que recorre toda su obra, cargada de banalidad.  Ahí están sus desternillantes trabajos sobre personas mientras conducen o las celebraciones populares con motivo de la boda de los Duques de Cambridge.

En el libro -cuyos beneficios de las ventas, huelga decir, van destinados a su financiación de la ONG francesa- hay espacio para una breve entrevista a Emilio Morenatti y un tributo al malogrado Rémi Ochlik, entre otros artículos de lectura obligada.  El prefacio a cargo de Daphné Anglès, coordinadora gráfica del ‘New York Times’ en Europa, contiene un esperanzador mensaje para el fotorreporterismo.  Los medios tradicionales cierran sus puertas para siempre, los reporteros mueren en el campo de batalla, las cosas vienen muy de cara.  Así y todo, ahí está la incesante oleada de fotorreporteros talentosos dispuestos a hacerse valer.  “Impulsados para explorar el mundo, contar las historias de ahí afuera; nuestras historias, historias humanas”.  Según Martín Parr “la fotografía nunca ha estado en mejor forma”.  Lo dice el genio…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en FOTOGRAFÍA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s