YOSHITA MF-7000

Me gustaría comenzar esta entrada diciendo que estoy en noséqué feria de fotografía celebrada en Yokohama, Japón, y que en estos momentos tengo entre mis manos la Nikon D9 (¿Cómo sería una futura D9? ¿Tendría luces infrarrojos y sensibilidad de hasta un millón de ISO?), pero no.  Estoy en mi señora casa y acabo de entretenerme haciéndole unas fotos a mi última adquisición, la Yoshita MF-7000.

Esto es muy pro, tíos, una cosa seria.  La MF-7000 se sitúa justo un escalón por encima de cualquier cámara de juguete, pero ni uno más.   Ya solo la lista de características a un lado de la caja lo dice todo. 50 mm Nuevo Optico Lente Colorado.  Prosigue: Enforque: Libre de Focos; Carger el Film: Facil  Sistema del Cargar, y así, una incesante lista de erratas hasta el final, como cualquiera de esas baratijas que uno se compra en los chinos y que contienen unas instrucciones incomprensibles.  Put cierre fuente de horno en el que el jugo o squash se cuela en la sección cilíndrica perforada y otro recipiente para la materia de desecho en el marco del spout… Cuánto daño ha hecho el Google Translate.

Analizando el papel con las especificaciones de la Yoshita (que presumiblemente es una copia cutre de una antigua Yashica) descubro que alguien ha tachado con rotulador negro unas palabras justo después de 35mm Cámara.  La tinta cala hasta la otra cara, lo que me lleva a imaginar a un tío en la sofisticada División de Desarrollo e Investigación de Maxim Optical System, con sede en South El Monte, California (sic), tachando en los papeles de las instrucciones uno-a-uno, y por partida doble porque están en castellano e inglés. 

Compré este prodigio de la técnica fotográfica en una tienda de la madrileña calle Fuencarral.  Solía pasar frente al escaparate cuando me dirigía a la escuela de fotografía.  Las cámaras estaban cada una dentro de su caja, formando una pirámide voluminosa.  El otro día volví a pasar por delante, tras casi un año desde que abandoné la capital, y ahí seguía la pirámide, rematada por un cartel con el precio: 10 euros.  Me da que he sido el único primo en comprar la cámara en todo este tiempo.  De hecho, y si la memoria no me falla, la rebajaron desde los 15 euros por eso de animar la compra y tal.  Cuando el dependiente me sacó la cámara de su caja para ponerle en carrete la agitó un par de veces, haciendo sonar una pieza suelta en su interior.  Está rota, sentenció, y sacó otra.  Le pedí que me pusiera una película de 36, pero me lo desaconsejó de plano porque probablemente el motor de rebobinado no tendría fuerza suficiente para tirar de él.

Aunque quisiera, no podría alargarme explicando sus prestaciones.   La MF-7000 tiene una lente de plástico sin enfoque, o como diría la marca, enforque.  Se alimenta con dos pilas alcalinas AA.  En una nota aparte, el fabricante asegura que estas serían suficientes para disparar 25 rollos de 36 sin flash.  Me parece una previsión bastante optimista.

Además, ofrece cuatro aperturas de diafragma: 6’3, 8, 11 y 16.

En efecto.  Nubes, Sol y Nubes, Medio Sol y Sol, respectivamente.  Para no perderse, para ponerlo aún más fácil.

Además de la tapa de la lente y de la correa, en la interminable nómina de accesorios se incluyen:

1) Un parasol.

2) Una funda.

Poco cachondeo.  Solo la funda, de la aclamada marca Camera (copia exacta de la tipografía de Canon), justifica el desembolso de diez euros.  Imitación en cuero, con corchetes.  Vale para muchas cámaras analógicas con una lente pequeña, como una focal fija, y ahora también serviría para una EVIL.  No me cuesta imaginar a alguien haciéndose con una MF-7000 para tirar la cámara y quedarse con la funda.

Pero lo más flipante de todo es que en la caja se incluye una garantía de noventa días.  De acuerdo que solo es aplicable en Estados Unidos, pero decir eso ya me parece mucho.

O más flipante aún, los resultados.  Esta semana revelé mi primer carrete con la Yoshita  Pero de esto hablaré mañana porque merece una entrada aparte.

¿Y para qué más?  Quiero decir: ¿qué razón hay para que se imponga la tesis de que una cámara, cuanto más se acerque a las profesionales, mejor para el usuario?  Evidentemente, depende de cuál sea nuestro cometido necesitaremos un plus de calidad.  Por eso fui corriendo a comprarme la D5000 y tiempo después le acoplé un objetivaco Sigma, pero para ser francos deberemos reconocer que, en la mayoría de los casos, la calidad del equipo no es prioritaria.  Lo importante es conocer tu cámara, aunque sea una basura comparada con las profesionales.  Durante muchos años los fabricantes se enzarzaron en una batalla por los píxeles.  Era su principal reclamo, y en ningún caso especificaban en su publicidad qué sensores montaban en sus cámaras.  Los que nos preocupamos un poco de este mundillo sabemos que, independientemente de los píxeles, resulta más significativo el tipo de sensor.  Sin embargo, entre el gran público el dato reseñable era ese número seguido de un MP.  Ahora que las grandes firmas saben que en ese terreno ya no pueden competir con los teléfonos móviles, mucho más versátiles, han centrado sus esfuerzos en ofrecer cámaras réflex pequeñas y fáciles de usar.  Así nos encontramos, por ejemplo, con la Nikon D3200 de 24 megapíxeles -un auténtico despropósito- y el modo guía que explica al usuario el manejo del diafragma y la velocidad de obturación.  La fotografía de masas ha subido unos cuantos peldaños y se sitúa ahora en estas réflex de iniciación, que por otra parte tienen un gran potencial y de hecho no son pocos los profesionales que cuentan con ellas para ciertos trabajos.  Si la fotografía no nos da de comer, deberíamos dejar a un margen esas cuestiones técnicas y centrarnos en comprender la cámara de la que disponemos para encontrar nuestro propio lenguaje fotográfico.  He dicho.  Por eso hasta una mala imitación de una Yashica nos sirve para desarrollar proyectos.

A mí dejadme solito con mi Yoshita MF-7000 y su exclusivo Optico Lente Colorado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en FOTOGRAFÍA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a YOSHITA MF-7000

  1. hff dijo:

    Yo tengo una! c/ fuencarral también. Nunca la he llegado a usar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s