INMORTAL SANCHO GRACIA

Curro Jiménez era una obra maestra hace treinta años y lo sigue siendo ahora, si bien hoy parece aún mejor gracias al escaso nivel de sus rivales de la parrilla (…)  Os recomiendo encarecidamente esa suerte de western ibérico, un gran ejemplo de cómo el buen cine (aquí el calificativo de teleserie suena a poco) solo requiere de cuatro elementos para relatar la historia del hombre, de principio a fin, todas sus grandezas y miserias.  Basta con un primer plano cerrado sobre Sancho Gracia para entender lo que estoy diciendo.

De tanto en cuanto se oye a gente negando taxativamente cualquier creencia en la casualidad.  Yo no creo en las casualidades, afirman, convencidos como están de que detrás de cada apariencia de casualidad hay en realidad una fuerza oculta que maquina para modificar el devenir de los acontecimientos.  Yo, en cambio, sí pienso que las casualidades existen.  En ocasiones dos acontecimientos coinciden en el tiempo y/o el espacio sin que la estupefacción que tal alineación despierta en nosotros deba responder necesariamente a una causa misteriosa. 

El domingo pasado, en mi largo comentario sobre Crematorio y obnubilado por mi penúltimo descubrimiento televisivo, Curro Jiménez, no encontré la forma ni la razón para callarme mi admiración a Sancho Gracia.  Es una coincidencia sin importancia.  También es casualidad que ayer por la tarde preguntara a mi madre qué había sido del actor, a lo que ella me respondiera con su historial de cáncer y sus últimas participaciones en medios de comunicación.  Acto seguido acudí a Internet, donde investigué sobre su vida y vi algunos vídeos de sus apariciones en televisión y radio.  Para rematar mi tarde sanchograciana me apoltroné en el sofá a ver Curro Jiménez.  Unos minutos antes había anunciado mi plan en Twitter, como si fuera a importarle a alguien.  Fue igualmente casual que mientras presenciaba el episodio -‘La Promesa’, con Eduardo Fajardo como actor invitado- pensara en todos los años transcurridos desde su primera emisión, y me preguntara cuántos de los actores que aparecen en la serie han fallecido ya.  Dos o tres horas después Sancho Gracia respiraba su último aliento en un hospital de Madrid.  Pura casualidad.  Mientras pensaba en la suerte de cada uno de los intérpretes salvaba a Gracia, Pepe Sancho y Álvaro de Luna, pues sabía con certeza que seguían vivos, pero al veterano Fajardo lo desahucié habida cuenta de la avanzada edad que tenía ya por aquel entonces.  Me precipité.  Acabo de acudir a la Wikipedia para comprobar que Eduardo Fajardo sigue entre nosotros -cumplirá 88 años el próximo martes- y que es del pueblo de mi madre, quien ha confirmado este extremo y ha añadido que cuando mi abuelo era pequeño jugaba con él en la calle.  Pura casualidad.

Anoche murió Sancho Gracia.  Como siempre en estos casos, algún internauta ágil se ha cuidado de subir la noticia a la página de Wikipedia.  No solo se ha añadido la fecha del deceso, sino que también se ha agregado una biografía más completa.  Hasta ayer mismo solo había unas escuetas líneas sobre la trayectoria de un actor que ha trabajado mucho y muy bien, lo cual creo que define fielmente cómo ha sido la vida de Gracia, su buen hacer siempre a la par de su humildad.  Aquí en Expaña los actores de su calibre a duras penas encuentran proyectos a la altura de sus capacidades interpretativas.  También va por los Juan Luis Galiardo -otro grande que se nos fue hace poco-, José Sancho, Eusebio Poncela y compañía.  ¿Qué suerte correrían en Estados Unidos o Francia?

Gracia era un tiburón en una pecera, y como tal llenaba el ambiente allí adonde fuera, incluso en una cutretertulia radiofónica.  Era Curro Jiménez y era mucho más.  Era Sancho Gracia, una figura totémica, inapelable.  Siento predilección por los actores que, de tan grandes que son, no caben en el cine patrio.  Ellos están por encima, y siendo consciente plenamente de esta situación, Gracia nunca se subió a una nube y mantuvo los pies en el suelo.  Ni una mala palabra, ni un agravio, y si lo hubo, seguro fue en su sitio.  Un hombre cargado de valores nobles, como el barquero de Cantillana.

Gracias a las reposiciones en La 2 este verano he descubierto Curro Jiménez, bastante tarde, pero difícilmente la habría descubierto cuando correspondía porque se estrenó diez años antes de mi nacimiento.  Vuelvo a lo mismo.  La imagen de Gracia oteando la serranía es un trasunto de los valores de un buen western, todo encarnado en una figura, una escena que deberían proyectar ante todos los aspirantes a actor de este país.

Hoy aprovecho este sencillo pero sentido obituario para volver a leeros la cartilla: no os perdáis Curro Jiménez, que sale Curro, y sale Sancho.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE, TELEVISIÓN y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a INMORTAL SANCHO GRACIA

  1. Jacobo dijo:

    Me ha gustado la entrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s