COMPRAR LA PAZ: UN CONFLICTO MINERO A LA ESPAÑOLA

Veamos si consigo arrojar un poco de luz al tema de la minería sin patinar.  Se trata de un asunto peliagudo sobre el que se ha lanzado toda la artillería política y mediática de este país, pero en torno al cual considero que sigue habiendo muchas dudas que yo, iluso de mí, intento esclarecer en esa herramienta pornográfica de Internet que es (redoble de tambores) la página del Instituto Nacional de Estadística.

El INE lo sabe todo.  Sabe si estás en el paro, si vives con tus padres, la horma de tus zapatos, cuántos pelotazos te bebes de media los sábados…  Es la herramienta total, el súmmum de la catalogación y la exhibición de datos.  Por eso lo considero algo pornográfico, porque más allá del INE solo está Rubias19 y similares.  En tiempos me pasaba las tardes comparando la población de las distintas provincias y municipios.  El cuarto más grande de Aragón tiene 20.837 habitantes, el de la provincia de Barcelona, 213.697.  Es un no parar.  Hoy, en cambio, acudo a esta web para algo de provecho.

Advierto de que solo se trata de un par de apuntes marginales, por parte de una persona completamente ajena al caso y que observa la situación con una mezcla de incomprensión y lío de números en la cabeza.

Particularmente quiero poner sobre la mesa dos cifras que considero ilustrativas.  Según el último Censo Agrario, que data de 2009, la Agricultura aporta a nuestra economía un total de 889.497 Unidades de Trabajo-Año, esto es, empleos.  Mientras, la minería del carbón empleaba en abril (último mes del que se tienen datos sobre altas laborales) a 5.621 personas.  Eso hace un ratio de 158 agricultores por cada minero del carbón.

El conflicto minero ha tenido una repercusión en los medios que ya quisieran muchos agricultores.  Las estadísticas no hacen más que revelar la enorme pérdida de poder adquisitivo que los trabajadores agrícolas vienen sufriendo en los últimos años.  Cuántos de ellos se han visto obligados a abandonar sus explotaciones, devorados bien por los abusos de intermediarios y mayoristas, bien por las crecientes cuotas de importación de países como Marruecos, países que, en la mayoría de los casos, no tienen nada nuevo que ofrecernos.  Un tomate se cultiva igual aquí que en tierras marroquíes, con la diferencia de que allí sale más barato.

La agricultura es un sector estratégico para nuestra maltrecha economía.  Por mucho que suban los costes de producción y aumenten las importaciones aún hay muchos productos que nos distinguen dentro y fuera de casa, y que pueden animar nuestras exportaciones.  El sector agrícola no está unido, una lástima, no hace piña, y ni en la más virulenta de las protestas nuestros agricultores se organizan en grupúsculos de avanzadilla para lanzar bengalas y piedras contra la Guardia Civil.  Si los abogados, por poner un ejemplo, hubieran sufrido las mismas injusticias que los agricultores (y los ganaderos) Expaña estaría en llamas desde hace años.  Mientras, algunos mineros del noroeste retoman las tácticas de guerrilla que tiempo ha utilizaron sus abuelos y consiguen repercusión mediática internacional.  La agencia Associated Press manda a la zona a su reportero de guerra más curtido, Emilio Morenatti; varias personas ajenas a las protestas resultan heridas a causa de los enfrentamientos entre fuerzas del orden y manifestantes (una niña asomada a la ventana, cosas así); decenas de heridos por ambas partes en la manifestación del otro día en Madrid, ciudad en la que llegó a su fin la llamada ‘Marcha Negra’.

A medida que se suceden los acontecimientos crece mi incomprensión sobre el tema.  No soy el único.  Mucha gente de a pie comienza a echar mano a las cifras.

Los Presupuestos Generales del Estado 2012 contemplan para el carbón unas ayudas que ascienden a los 656 millones de euros, o lo que es lo mismo, 116.705 euros por empleado del sector.  Del montante total, 252 millones van directamente a parar a las empresas.  Según el ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, en los últimos 21 años la minería del carbón ha recibido la friolera cantidad de 24.000 millones.  Al parecer, entre los ejercicios 1998-2001 se concedieron más ayudas de las que se estipulaba en los presupuestos.  Todo este esfuerzo no habría servido para reconvertir las economías de las comarcas mineras, tal y como sí sucedió en regiones del País Vasco que lograron enfocar su economía -antaño basada en la industria- hacia el sector tecnológico.  En resumen, comarcas de León, Palencia, Asturias y Teruel ven peligrar su futuro por su gran dependencia de las minas.

¿Qué ha pasado con todo ese dinero que deberían haber destinado a la reconversión de las economías regionales, a la investigación para reducir el impacto de estas actividades, altamente contaminantes, en el entorno natural?  Hoy el sector del carbón en España no es rentable, no es ecológico, y en definitiva no compensa desde ningún ángulo.  No tiene sentido mantener el statu quo actual.  Sí tiene sentido adoptar cambios trascendentales con carácter de urgencia para revertir ese statu quo¿Tiene futuro el carbón español?  Dependerá de la voluntad política que se ponga en ello.  Desde luego, la decisión del Gobierno de eliminar a golpe y porrazo las ayudas al sector no es una buena solución, tampoco es regular, ni mala. Es sencillamente nefasta.  No tiene razón de ser tras tantos años de contribuciones, y por tanto, por una cuestión de responsabilidad y asunción de sus propios errores, el Ministerio debe sentarse a negociar con los sindicatos.

La UE obliga a acabar con las ayudas antes de 2019, entonces solo deberían sobrevivir las empresas con beneficios.  Dudo que para entonces se haya avanzado lo suficiente en la captura y almacenamiento de Co2.  También pongo en duda que para esa fecha los gobiernos a distintos niveles hayan encontrado una alternativa económica para generar empleo y riqueza en las regiones afectadas.

No habrá entonces, como tampoco lo hay ahora, un plan serio que comprenda que con las reformas adecuadas el carbón puede ser de nuevo un sector estratégico, evitando así quedarnos a merced de China, principal productor mundial, y de unos precios que, presumiblemente, seguirán subiendo habida cuenta del aumento de la demanda global.  No tendría sentido sellar hoy las minas, desmantelar la industria del carbón y tener que pagar en el futuro más por el carbón que viene de fuera.

Los sucesivos gobiernos, lejos de mojarse en el tema del carbón, se han limitado a echar dinero a un pozo sin fondo, en su ánimo de comprar la paz.  La paz social, señoras y señores, esa misma que siempre acaba saliendo tan cara.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a COMPRAR LA PAZ: UN CONFLICTO MINERO A LA ESPAÑOLA

  1. Seferin dijo:

    Si el carbón Español no es rentable por si solo no deberia haber subencionado nunca, ya es tirar dinero al no crecimiento. No obstante ya que se dio por la paz social, lo que no pueden hacer es quitarlo de un plumazo y sin aviso ya que muchas familias dependen de eso; o haber dado alguna solución no tan castastrofica.

    Dejame con todo el respeto del mundo sugerte un tema para tu blog. La investigación en España esta ya agonizando de muerte. El centro Superior de Investigaciones Cientificas (Principal organo estatal de España para la Investigación) esta apunto de la bancarrota. Ya no paga absolutamente nada, ni estancias ni experimentos, roturas simples… ademas ya hay gente en centros (becas FPI) que no cobran desde mayo. Las nominas aún se cobran pero están también en peligro, donde el presidente del CSIC reconocia que estaban haciendo balabares para pagar a las ayudas JAE que por cierto yo soy uno de ellos. A esto sumale la supresión de la paga extra de navidad que afecta a toda la administración pública.

  2. Seferin dijo:

    Se me olvido decirte que los medios no públican este problema, y casi nadie se esta dando cuenta de esta situación. Hoy ha habido una manisfestación en todos los centros del CSIC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s