PASAR DE LA EUROCOPA

Este año apenas he seguido la Eurocopa.  Es una de las muchas ventajas de no ser forofo del fútbol.  Te permites fiscalizar esa afición de quita y pon, de mentirijillas.  Si hay ganas de cachondeo, te bajas al bar a pasar apretujones, y si no, te quedas en casa sintiéndote especial, un pez que nada contracorriente y elucubra cómo pervertir el sistema desde dentro.  En el fondo el fútbol viene a ser una excusa para charrar con los colegas sobre cómo se dio el sábado noche, o si se prefiere, un subterfugio social para el bebercio y el desmadre.  Es tan fácil empaparse de ese sentimiento oportunista de vencedores como mandar al caralho el deporte rey y fardar por ello.

Acostumbro a seguir al equipo local, y solo a veces porque bastantes problemas tengo ya.  Lo sigo por una cuestión de patriotismo de parroquia, por la misma razón por la que me alegro de que el Aramón Club Hielo Jaca gane al Barcelona en la final de la Copa del Rey.  Paso de andarme preocupando por un club de fútbol que bate récords de deuda y remontadas.  Hay otro motivo más asentado en las emociones para explicar mi relación distante hacia el fúrbol, y es el presentimiento de que, al final del día, no es más que un simulacro de la guerra, y a mí los simulacros no me van porque no me van las tramoyas.

La forma en que ayer pasé de la Eurocopa fue digna de un guión de Azcona, hasta tuvo algo de justicia poética.  Para no enrollarme, decir que me dirigí en autobús al recinto adonde media población púber de la ciudad acudía para presenciar el partido.  Mucho ambiente de instituto, mucho rojo, amarillo y ámbar de cerveza, formando una fila inmensa, casi más gruesa que larga.  De dentro del anfiteatro salía a un volumen atronador música de radiofórmula, seguida de la típica verborrea de género que se gastan los comentaristas deportivos.  A mí casi me da un derrame.  Me di media vuelta y subí al primer autobús de regreso a casa.

Al segundo de sentarme en la penúltima fila entendí por qué todos los asientos a mi alrededor estaban vacíos.  Detrás de mí un tío más arrastrado que un yonqui, y al que presumiblemente no le habían dejado entrar a ningún bar de la ciudad, hacía serios esfuerzos por no caerse de su sitio mientras daba buena cuenta de dos latas de 50 cl.  Con el transistor seguía el partido.  “Gol de España, de puta madre ¡De puta madre!”, gritó para sorpresa de la gente, viajeros que subieron en la parada de la estación o pasotas del deporte rey, que por una vez en cuatro años sentían la ciudad como suya.  El balompié centraba la atención de la masa y las calles estaban vacías.  Otro rollo.  El arrastrado bajó del bus dejando tras de sí un reguero de cerveza derramada, mientras una anciana con el pelo teñido de violeta subía como quien ingresa en un colectivo de personas afines, como quien llega al pueblo aguas arriba en el que una comunidad de fugitivos del sistema memoriza libros para que no se pierdan jamás, a lo Farenheit 451.  Ya he dicho que era muy poético todo, al menos en mi cabeza.

Una vez llegamos a mi barrio abandono el autobús de sobrevivientes al Holocausto urbano y enfilo por mi calle.  A mitad de camino, y a los pies de los edificios altos, ráfagas de viento arremolinadas me envuelven en un tornado de basura.  Papel para embalar, periódicos gratuitos, bolsas de chucherías…  Media hora haciendo fotos a los caprichosos movimientos de toda esa morralla.  Me acordaba del loco de American Beauty grabando en vídeo una bolsa de plástico.  Media hora cruzándome con mujeres que sacaban al perro y parejas que, como yo, pasaban del fútbol y no se avergonzaban de reconocerlo.  Viviremos dos horas más que el resto de los españoles, parecían pensar.  Oscurecía por momentos, empezaba a tener frío y ahí seguía, tirando fotos a esa obra de arte postmoderna que es la basura.  Desde el Frutos Secos El Rincón asomaba una dependienta sin nada que hacer, encapsulada en esa caja de luz y colores chirriantes que son todos los Frutos Secos El Rincón.  Al portero de los chalets de enfrente tampoco le queda más remedio que trabajar mientras los demás disfrutan y sale a vaciar sus contenedores en el container  grande de la calle.  Él no quería, en serio, pero tuvo que hacerlo.  Aquí está la prueba:

Al filo de la primera mitad Jordi Alba marca el segundo de Expaña, y en Zaragoza se desata una ráfaga más virulenta que todas las anteriores.  Los papeles del suelo vuelven a girar a varios metros de altura.  Un Volkswagen Passat de los ochenta pasa raudo con un faro roto, y el Frutos Secos se llena de yonquis de la Coca-Cola y los ganchitos.

El tercer y el cuarto gol los oí desde la cama, mientras hacía esfuerzos por dormirme.

No sé, desde que Expaña ganó la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010 parece que buena parte de la ilusión se ha apagado ¿verdad?  Ahora el reto consiste a lo sumo en mantenerse.  Es imposible hacer más, no hay margen para superarse.  Antes de 2008 pensaba que esperaría décadas antes de ver a la Selección ganar algo importante, y ahora que ya ha ganado un mundial y cuatro eurocopas en cuatro años (Austria, Suiza, Polonia y Ucrania) pienso que de la otra forma habría sido más interesante, por lo de seguir persiguiendo tus sueños, escalando la montaña y tal y cual.

Así he pasado de la Eurocopa este año  ¿Cómo has pasado tú?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a PASAR DE LA EUROCOPA

  1. Jacobo dijo:

    Durante la Eurocopa hubo mucha gente que pasó del fútbol, mucha gente que tuvo que trabajar y mucha gente que se divirtió y sufrió viendo el fútbol.

    Entre las aficiones de los primeros no se encuentra, evidentemente el fútbol. Por eso no es nada curioso que todos los que se sienten orgullosos de no haber seguido la Eurocopa o, en otros casos, los que se burlan de los que la hemos seguido se aburran con el fútbol. Si les divirtiera no pertenecerian a ese grupo. Por supuesto muchas de las cosas que se critican del aficionado al fútbol no se trasladan a una crítica al aficionado a los Pilares, a las series de televisión como las chicas Gilmore o Mujeres desesperadas, a festivales de música, a disfrutar del cine, …

    El fútbol, para muchos de nosotros es una afición, igual que el cine. Y cuando veo una película nadie me acusa de fascista, ni de consumir opio del puebloni similares. Y estoy seguro de que en el mundo de cine hay evasiones de impuestos como en el fútbol (sin ir más lejos, el presidente de uno de los clubes más endeudados, el Atlético de Madrid, es productor de cine). Pero los que hemos jugado al fútbol, aunque sea en equipos amateurs, lo seguimos de una forma que los que nunca han jugado no pueden entender. Y nada malo hay en ello, hasta que el hecho de tener
    una afición se convierte en un estigma. A algunos el fútbol nos ha dado mucho, amigos, camadareria y otros valores que estoy seguro en otras partes se pueden adquirir. Un premio nobel de literatura, Albert Camus, dijo: “Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, al fútbol se lo debo.” Por tanto, estoy seguro de que si Shakespeare viviera entre nosotros, hubiera dedicado una obra al fútbol.

    Respecto a que parece una guerra moderna, es cierto que a nivel de equipos profesionales y selecciones la gente elige un bando y lo soporta hasta el lecho de muerte. Pero esto no es malo mientras no haya violencia.
    Y personalmente creo que el fútbol ha ayudado a exteriorizar malos sentimientos de la gente y convertirlos en algo neutro (¿o acaso prefiere el autor que seres con emociones y sentimientos como los hombres se dediquen a cazar alemanes, por ejemplo?) Por poner un ejemplo, a los nazis nunca les entusiasmó el fútbol. Quizá si les hubiera gustado otro gallo habría cantado.

    Que uno tenga una afición no implica que no se atiendan las obligaciones familiares, laborales y sociales. Según ese argumento, cualquier afición debería ser estigmatizada porque no sirve para hacer la revolución o salir de la crisis. O quizá un parado sólo debe pensar en su situación y no siquiera pueda evadirse por un momento. Lo del pan y circo ya no existe como mucha gente cree. Ahora es más sutil, no se encuentra en megaespectáculos. Internet es un ejemplo de pan y circo que evita a la gente reflexionar y actuar mientras recibe toneladas de información improcesable. Pero claro, queda muy guay proclamar consignas revolucionarias en internet y reirse de gente que ha elegido el fútbol como una de sus aficiones, de la misma forma que hay gente que elige el drum and bass. Ya se que se habla mucho de fútbol en los medios de comunicación y los no ftuboleros estais deseando criticarlo. Pero también se habla demasiado de la ciudad de Madrid y nadie dice nada. O se habla demasiado poco de Portugal y nadie dice nada.

    Por último, si hay gente que sigue el fútbol sólo por socializarse y porque es una moda, es su problema. Pero los que amamos el fútbol, no tenemos porque pagar las ganas de revancha de los que, con toda legitimidad, no soportan el fútbol.

    Me gustaría ver al autor del blog criticar uno de los pasatiempos preferidos de los españoles: salir a ligar. Eso si que es opio del pueblo. Lo importante es el amor de verdad y querer a una persona, lo otro es pan y circo. Pero nadie lo critica.

    • fenrisolo dijo:

      El señor Jacobo, nuestro comentarista estrella, no se queda tranquilo si no menta a Hitler o a los alemanes en todos sus comentarios.

      Solo unos apuntes bien breves:

      El primero y más importante, después de leer tu tocho he tenido que releer mi entrada, lo cual es un dato lo suficientemente poderoso de lo estupefacto que me he quedado con tu reacción.

      Temía que durante la noche (no olvidemos que mañana hay luna llena) se hubiera transformado en una filípica atroz y sin compasión hacia la afición al fútbol, algo así como un hombre-lobo, un rechazo frontal al tiempo, el dinero y los esfuerzos empleados en el deporte rey, así como a todos sus seguidores incondicionales. Me he tranquilizado al comprobar que no, que sigue siendo lo mismo que anoche, un compendio de impresiones personales e instrascendentes sobre un domingo no cualquiera.

      Te gustaría que en vez de hablar de fútbol (y vaya forma tangencial de hablar de ello) hubiera hablado de salir a ligar. Otro día hablaría de ópera, y otro día, de asotrofísica. Tendría que hablar de lo que a ti te gusta, pero ay, amigo, que es mi blog, este es el salón de mi casa, y yo elijo los temas, y el tono con el que los abordo, y sus personajes, etcétera.

      Leyendo tus opiniones me da la impresión de que te dirijes a otra persona, quizás gente que no tenías tan a mano o no alcanzas a encontrar. Te recomiendo que te olvides de ese clima de rechazo hacia el fútbol y te centres en tu afición, ya que tanto te gusta. Creo, en definitiva, que te has equivocado de arma arrojadiza, y que has apuntado mal al lanzarla.

      Pero tu crítica es bienvenida (si no, no te habría contestado, sencillamente habría borrado tu comentario), porque además me encanta provocar.

  2. Jacobo dijo:

    Estimado señor Fenrisolo:
    Igual que su entrada no se ha convertido en una filípica contra la afición al fútbol, mi comentario creo que tampoco se ha convertido en una crítica a su entrada. He querido dar mi opinión general sobre el tema que usted trata en su columna, es decir, como ha vivido la gente la Eurocopa (mi primer párrafo) A partir de ese párrafo, como miembro del tercer grupo que menciono en ese párrafo, he criticado el comportamiento de algunas personas del primer grupo, que por supuesto no es una crítica a usted ya que, como bien dice, no se critica la afición al fútbol en su texto. Lo que usted no sabe es que quizá la gente que critico pueda leer también su blog y ellos también pueden comentar y dar su versión. Creo que estaba enriqueciendo el debate. Si usted, honorable Fenrisolo, no lo cree así pues en su mano está moderar su blog, ya que a nadie más pertenece.

    Perdoneme si ha entendido que he solicitado una entrada sobre salir a ligar. Viendo su reacción a las peticiones anteriores ya nunca más se encontrará en mi ánimo el solicitar nada. A lo que me refería es que para algunos el fútbol nos resulta poético mientras que salir a ligar no lo es y los que no quieren salir a ligar no creo que vayan diciendo que su actitud es poética. Simplemente me refería a eso.

    A pesar de todo, como veo que no comprendió el significado de mi comentario, y usted siempre es una persona honorable, le pido disculpas
    por mi mala exposición, ya que cuando un concepto transimitido no se entiende, la culpa siempre es de quien lo transmite, nunca del que lo recibe.

    Por cierto, ya que usted nos plantea al final una pregunta, no quisiera recaer en la mala educación de no contestarle. La Eurocopa la viví en el extranjero, en una gran nación insular, disfrutando del juego de la selección española y de su buen hacer en todos los niveles, incluendo el juego limpio. Me alegraba ver como personas de otro país pero que pertenecen a mi civilización admiraban el juego y acciones desplegadas por gente de mi país o región de mi continente. Y, por supuesto, como en este gran nación donde me encuentro conviven personas de todos los países, he podido observar como todo el mundo quería ver a Alemania derrotada, viniera de donde viniera, por motivos políticos (la menciono por seguir esa tradición que usted describe en su respuesta a mi comentario). Como usted dijo, con toda la razón, que no le gusta que el fútbol parezca un simulacro de una guerra pues yo le respondí que, afortunadmente, la gente simula sus pasiones a través del fútbol y no en la realidad porque, lamentablemente la segunda guerra mundial no se decidió en una tanda de penalties (o ajedrez para la gente que prefiera juegos más “intelectuales”).

  3. Jacobo dijo:

    Para cerrar mis comentarios en esta entrada (espero que en 2 años haya una nueva sobre este tema pues significará que nuestros chicos habrán ganado el segundo mundial para España) les animo a todos a seguir mañana a partir de las 9 am la teleconferencia de los equipos de los detectores ATLAS y CMS del LHC, en el CERN sobre si han conseguido detectar el boson de Higgs. Podrán verlo en :
    http://press.web.cern.ch/press/PressReleases/Releases2012/PR16.12E.html

    Con esto no quiero decir que escriba una entrada sobre eso. Simplemente aprovecho generosamente su blog para informarles sobre ello. Puede usted borrar la entrada si le parece publicidad.

  4. Jacobo dijo:

    Os anuncio que los 2 experimentos independientes del LHC en el CERN han detectado un bosón con una masa de 125 GeV/c^2 que es compatible con el bosón de Higgs. Falta que investiguen las propiedades de este bosón detectado para acabar de confirmar que es el HIggs (que lo será). Así que congratulémonos todos! El modelo estándar de partículas sigue adelante, cumpliendo todas las expectativas

    • Seferin dijo:

      Buenos tardes;

      Llevaba ya un día sin meterme en el blog y me he encontrado este terrible panorama.

      El fútbol es una afición totalmente respetable como puede ser el cine, hacer deporte, escuchar música de todas las clases, etc. Es un indudable espectáculo donde todos los que juegan tienen las mismas oportunidades (no como la guerra) iniciales y donde la técnica y la habilidad son la única arma.

      Por razones que no sé en el siglo XX se impulso de manera desproporcionada el fútbol frente a otros deportes en Europa y otros países (en EEUU es el baloncesto) por eso ahora es el deporte de masas aquí en Europa. Esto hace que desde pequeños coleccionáramos la estampitas de los jugadores de fútbol y que nos metieran este deporte hasta en la sopa. En los patios de los recreos sólo había construidos campos de fútbol y de baloncesto, haciéndote pensar que eran los únicos deportes que se pueden practicar en el mundo. Esta clarísimo que igual que somos católicos en vez de musulmanes, somos futboleros porque los estados han potenciado desde muchísimos años sobre todo este deporte. Decir que eres futbolero por el mero hecho de que te gusta el espectáculo es una hipocresía barata. Esta claro que somos futboleros porque socialmente es lo que se ha impuesto, además de que es un gran espectáculo. Las personas que quieren ser aceptadas deben interesarse por el fútbol para no ser “bichos raros”. Las pocas que desde la niñez decidimos rechazarlo o buscarse otras aficiones somos los valientes que prefieren socializarse y ser aceptados por otros medios más difíciles, y no seguir a la masa de manera sistemática.

      Y ahí viene el problema real del fútbol. Que al ser el deporte que todo el mundo sigue, los estados y políticos lo usan como arma letal para distraer a las masas de sus problemas; igual que los romanos usaban a los gladiadores para este mismo fin. Por supuesto que mucha gente que tiene esta afición no es engañada con este arma, pero por desgracia hay otra mucha que no tienen el mismo nivel deductivo. Lo que hace que ya no tenga el mismo descontento, evitándoles a los estados revoluciones sociales mas atenuados.

      Borra el anterior comentario que es lo mismo pero que lo he puesto en medio gracias.

      • Jacobo dijo:

        El fútbol no se ha impuesto gracias al Estado. Este lo ha empezado a utilizar luego. El fútbol es el deporte más fácil de practicar, después del atletismo. Eso hizo que se expandiera su práctica esponencialmente. Es un juego donde cualquiera puede jugar porque para hacer algo no hace falta ser Pelé, al contrario del baloncesto, que es un deporte supertécnico (hay que tener técnica hasta para evitar hacer una falta). El fútbol se impuso por méritos propios y porque ha tenido episodios míticos, ni más ni menos.

        En EEUU por el contarios han tenido episodios míticos con el beisbol y el baloncesto y por eso todo el mundo los sigue, sin haber intervenido el estado. Sabeis donde ha intervenido el Estado para que la gente siga un deporte: en la fórmula 1. Eso si que ha sido una gran campaña de marketing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s