EL RESCATE QUE DE TANTO NO SER AL FINAL FUE

 

Cuando un político dice sí, en realidad quiere decir tal vez,

Cuando dice tal vez, quiere decir no,

Cuando dice no, significa que no es un político

 

Con las damas ocurre en sentido inverso.  A veces, con los políticos también.

Cada vez que Rajoy dice “Sería lo último que haría” me pongo a temblar.  Entonces sé lo que va a hacer.  Lo identifico claramente y espero a que las cosas sucedan con el transcurso de los días.  Es una suerte de predicción accidental.  Un lunes sentencia desde las ondas: “Mi última intención y lo último que haría sería inyectar dinero público, pero si eso fuera necesario para salvar el sistema financiero español, yo no renunciaría como han hecho otros países europeos, pero sería sólo en última instancia”.  A las pocas horas Rodrigo Rato presenta su dimisión como presidente de Bankia, y ese mismo viernes el Consejo de Ministros aprueba el decreto que contempla la inyección de dinero público en bancos, centrado básicamente en sanear la cuarta entidad financiera del país.

Cada vez que Rajoy echa mano de su muletilla favorita (“no hay más remedio”), rebuzno como el burro que soy.  La madre de todas las excusas.  No queda otra porque la herencia es muy mala.  Pero vamos a ver.  Aquí había un ejército de concejales, alcaldes, consejeros, presidentes autonómicos, consejeros de Cajas de Ahorros, presidentes de empresas públicas… todos de signo popular.  Salvo en La Moncloa y pocos centros de poder más, el resto estaba salpicado por populares o simpatizantes de la causa, pero nadie fue capaz de verlo venir.  Fue preciso esperar a calcular cuatro cifras para determinar que, no quedaba otra, había que dinamitar el programa electoral que les había llevado al poder.  En la anterior legislatura la derecha se convirtió en el polo más catastrofista de España.  Si el PSOE decía ocho, ellos decían que ochenta, pero no se habían dado cuenta de que en Expaña había una profunda crisis.  No sé, quizás ese repentino cambio de rumbo desacredita de un plumazo todas las declaraciones tremendistas de años atrás, al tiempo que les deslegitima a ellos como gestores.  ¿Cómo no fue posible vaticinar el descalabro de Bankia?  ¿Acaso ninguno de sus consejeros les alertó de la gravedad de la situación?

¿Acaso para darse cuenta hacía falta, en el marasmo de la crisis, tener a correveidiles poniendo oreja aquí y allá?  Creo que cualquiera de nosotros, desde el sillón de casa, podía hacer un análisis ecuánime, y por tanto desalentador, de la situación real.  Fue al final del pasado verano cuando Ignacio Fernández Toxo reveló en el canal 24h de TVE el contenido de una reunión con Zapatero, en la que este había tildado la situación de muy grave y admitía haber visto el borde del abismo.  Los titulares no tardaron en hacerse eco de este arranque de sinceridad y a Toxo le faltó tiempo para rectificar.  Para rectificar unas palabras que todos habíamos entendido, que son imposibles de tergiversar y confundir.  Estos desmentidos de última hora son, a la postre, los grandes indicadores de cómo van las cosas.  Que Zapatero no transmitiera una idea similar en uno de sus múltiples contactos con Rajoy es una opción que, sencilla y llanamente, no contemplo.

Soy malpensado hasta el punto de desconfiar de esos giros de rumbo inesperados.  Más bien pienso que el actual Gobierno tenía elementos de juicio suficientes para determinar que estábamos donde estamos.  Pero hay algo aún peor que encontrarse en esa situación: dejar que los vecinos se enteren.  Expaña podía estar de aquellas maneras, que mientras los mercados nos perdonaran la vida, no íbamos a caer.  Así fue como el Gobierno se enfrascó en la guerra de los eufemismos.  Ya había sobradas razones para acogerse a la ayuda europea, el problema era la publicidad que ello suponía de cara a los mercados financieros.  Desde Europa también veían esa posibilidad con recelo, básicamente porque después de rescatar a Irlanda, Portugal y Grecia, se antojaba imposible hacer lo propio con el gigante España (aún recuerdo cuando los turcos se frotaban las manos pensando en los fondos de cohesión que irían a recibir tras una hipotética entrada de Turquía en la Unión, qué tiempos locos vivimos).  El rescate a la griega nunca ha sido una opción para nosotros por una única razón, era imposible.  Ya teníamos pues dos elementos determinantes: la imposibilidad y la mala prensa, pero estos no hacían menos perentoria la necesidad de asistencia, bajo cualquier nombre o condiciones.  En estos últimos meses los políticos han estado entretenidos buscando la fórmula de recibir dicha ayuda sin levantar demasiada polvareda.  En un escenario medianamente normal, sin el yugo que suponen los consabidos mercados financieros, todo este proceso se habría llevado con mucha mayor naturalidad.  Los cirujanos se habrían reunido (no de urgencia ni por videoconferencia; muy mal han debido de sentar los últimos recaditos de Obama y la presión imperante para hacer las cosas tal que así) y habrían intervenido al paciente como debe ser, a saber, con una precisión quirúrgica.

Sufrimos una clase política que, tanto en tiempos de recesión como de bonanza, no sabe fiscalizar sus ruidos y silencios.  Todo gobierno merece el derecho de hablar a media voz, de gritar y de callarse, según convenga, pero pienso que este en particular no lo está haciendo bien, por mucha proclama a favor de la sinceridad que tratan de vendernos al comienzo de cada legislatura, un mantra que ni ellos mismos se creen.  Tanto lío para acabar como todos nos imaginábamos.  Que no explota, que no explota, que no explota y explotó.  Si a mí estas burbujas especulativas y de especulaciones me resultan familiares.

Y esta fue la crónica de un rescate que no iba a ser y al final fue.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a EL RESCATE QUE DE TANTO NO SER AL FINAL FUE

  1. Jacobo dijo:

    Todo es extraño. También influye la rapidez de propagación de las noticias.
    Hace 50 años seguramente nos enteraríamos del valor máximo de la prima de riesgo del día anterior. Ahora nos enteramos del valor minuto a minutos. Esto crea una histeria general porque lo istantáneo tiende a no ser reposado. De esta forma los políticos dicen cosas sin haberlas madurado. Si hoy en día hubiera una guerra mundial (Dios no lo quiera), nos enterariamos al momento de cada ataque de cada división y del número de bajas en cada asalto a cada trinchera. Eso generaría un baile de emociones en la población que produciría la locura. Es divertido, pero el otro día leia en Londres una placa que se encuentra en lo que parece era el almirantazgo en la época de Nelson. En ella decía que la noticia de la victoria tardó casi 1 mes en llegar a Londres. Como han cambiado las cosas. Personalmente creo que debe haber un término medio. Debemos estar informados, pero no hiperinformados. Creo que ya lo decias en una entrada anterior. No se, quizá la despoblación del campo nos haya vuelto locos a todos. Más modernos, pero menos templados.

  2. Shide..! dijo:

    Y todo ésto nos pasa por vivir en una sociedad en la que la Caja Retard es como la Biblia. Y lo peor de todo es que ellos lo creen ciegamente!

    Antes el pueblo se alzaba, presionaba y había resultados. Ahora, o prendes la Moncloa o ni se molestan en escucharnos/valorar nuestras quejas.
    La acampada de Madrid no se cuánto tiempo estuvo, pero muy a mi pesar, no ha servido de nada. Y hay que admitir, que ningún acto pacífico servirá para nada (no estoy apoyando los violentos). Desde que los Sindicatos son grandes Empresas estructuradas como Empresas y funcionando como Empresas con MALOS Empresarios como Directivos (porque hay que ser mal empresario para no consguir nada siendo un sindicato), así seguirá todo.
    Salen 300.000 personas a la calle a manifestarse en una huelga y encienden las farolas de los pueblos para que generen electricidad y no haya tanta caída de consumo. Ésto se merece por lo menos un ascenso o una cena de ejecutivos con final de putas y todo! Ha sido todo un logro para la Empresa!

    Luego como dice Jacob, al haber tanta difusión de los medios, nos sacan por la Caja Retard el resultado de la Huelga General según el consumo eléctrico de Endesa… ¿¡¿¡pero que co#!@¡%!?!?

    España no la arreglan por que no les apetece, por que mira que hay soluciones que se pueden copiar de otros países (y digo copiar por que de momento no han sacado una buena de sus magníficos cerebros) como por ejemplo el sistema para crear Empresas que tiene UK… que sería algo que personalmente, lo agradecería de corazón.

    Lo peor de todo es que somos de los mejores de Europa en muchísimos aspectos y nos tenemos que ir de nuestro país para prosperar…

    Spain is different!

  3. Seferin dijo:

    Crees shide que todo lo que está pasando no está sirviendo para nada, pero estas equivocado en muchas cuestiones. Todos los políticos y gente de su ámbito vienen de padres y madres Españoles como nosotros, que desde pequeños se les ha inculcado unos valores como que en la meta de vida es hacer mucho dinero sin importar los valores de como hacerlo así sacaras a los tuyos adelante, y a ser posible con el menor esfuerzo.

    Pero ahora está habiendo un verdadero cambio de mentalidad de los españoles, donde estamos viendo que por el camino del egoísmo y del enriquecimiento rápido no se llega a ningún lado. Y aunque no estemos sufriendo una guerra como en otros tiempos, sí que hay un verdadero sufrimiento social que hará que los futuros políticos comprendan que el futuro de España y de su sociedad debe regirse por otros valores. Valores como la honradez y el sacrificio; así como el enriquecimiento lento y con bases morales.

    PD. Siempre pensamos que todo lo que ha pasado es culpa de los banqueros y políticos. Pero todos tenemos algún grado de responsabilidad…

  4. fenrisolo dijo:

    Seferin, admiro tu optimismo. Que la actual crisis esté cambiando el chip de la gente quizá sea decir demasiado. Cuanto menos, está consiguiendo que mucha gente que estaba bien a gusto apoltronada en el sofá comience a desperezarse. Ahora se trata de canalizar todo ese malestar para hacer de él algo positivo, que no es poca cosa. Y como apunta Shide, las manifas ya parecen más bien poco. El éxito de la movilización depende de cuán pronunciada vaya a ser este acantilado del que aún no se ve el fondo. Un argentino con experiencia del corralito nos diría: vuestro problema, pelotudos españoles, es que aún no os han apretado bastante. Si volvemos a estar bien antes de estar aún peor, muchos de los hoy movilizados regresarán al sofá mañana mismo, sin mirar atrás.

    De esta salimos fijo, la pregunta es adónde salimos. Si vienen a preguntarme, les diré que solo saldremos dándole la espalda al sistema, y uno puede salirse del sistema tomando varios caminos:

    A) Superándolo por arriba.

    B) Sumergiéndose por abajo.

    C) Atravesándolo.

  5. Jacobo dijo:

    Si puedo añadir mi opinión a los últimos comentarios, creo que cabe decir que la gente no cambia. A partir de los 3 años ya no cambiamos porque hemos adquirido casi todos los vicios y virtudes que nos acompañarán el resto de nuestras vidas. Hasta los 12 años parece ser que algo aún nos modelamos. A partir de entonces comienza a funcionar lo que yo llamo la modulación. En función de lo bien que nos vaya, lo bien alimentados que estemos, lo contentos que estemos, lo desgraciados que nos creamos a veces la manera de ser oscila respecto a la verdadera. Esto quiere decir que alguien por ejemplo de natural borde, si por ejemplo encadena éxitos suvesivos en algo, puede aparentar ser amable y la gente creerá que ha cambiado, pero no es así. Como las sociedades están formadas por la agregación de todos los caracteres individuales esas tampoco cambian. Lo que pasa es que los que de natural estuvieran tentados a seguir la nueva mentalidad, según el comentario de Seferin, una vez han desaparecido ciertas condiciones de riqueza que se creian asumidas pues modula hacia el estado de reclamar que se hagan las cosas bien. Por otra parte, la persona que en su estado verdadero defiende la corrupción no va a modular su comportamiento hacia otra cosa. Así que ya podeis olividaros de ningún cambio. No existe.

    Por tanto hay 3 opciones:
    a) Aceptar España como es y doblepensar para convivir con ello
    b) No aceptar España como es, convivir con ello y estar amargado toda la vida
    c)No aceptar España como es y marchar rumbo al exilio para nunca volver. En este caso, para personas que de natural no sean amargadas, todo dependerá de lo bien que les vaya en el extranjero. Si les va bien modularán hacia estado feliz. Si no, modularan hacia una aparente amargura.

    Respecto a las relaciones de noviazgo, esto se aplica igual. Que nadie espere que la otra persona cambie. Si desde el principio ve algo que no le gusta eso nunca desaparecará porque nunca nadie cambio. Por eso la gente mayor parece que tiene manias. Porque ya ni siquiera puede modular, sólo se encuentran en su estado natural.

    P.D.: El que de natura se sienta contrario al intento eterno de Alemania por apropiarse de Europa se encuentra ahora de enhorabuena.

    • fenrisolo dijo:

      Está claro que la amplia mayoría no cambia ni a patadas. Para cambiar, les tienen que quitar lo del comer, y en cuanto lo recuperen, como ya dije: volverán al sofá. Tienen que ser experiencias profundas y colectivas las que conduzcan ese cambio a algo tangible. Cabe preguntarse si la crisis lo es, o si por el contrario, reverendos pelotudos, nos tienen que apretar aún más y más.

  6. Seferin dijo:

    Si los comentaristas me permiten quiero comentar lo que me ha pasado hoy. Iba con la bicicleta por un puente por mi derecha como se debe. Entonces me ha pasado otra bicicleta, era un chaval nervioso (no acostumbrado a que le pasen multitud de coches a medio metro de ti) que oscilaba de un lado a otro. Y de repente se dio contra el quita miedos y cayó hacia otro lado con fuerza, el golpe fue bastante fuerte pero no parecía grave. Pues había unos 3 ó 4 coches delante de mí y todos pasaran de largo aunque vieran aún chaval tirado en el suelo. Cuando yo ya llegue para ayudar y preguntar qué tal, estaban los coches que seguían pasando a medio metro de nosotros como almas de otro mundo. Lo más anecdótico que un par de minutos después viene la policía de una lechera para decirnos: No podéis estar aquí, os pueden atropellar. Hasta la policía sabe ya de experiencia lo que les puede pasar a la gente que se para auxiliar a la gente.

    ¿Pero en qué mundo vivimos? Vamos a las manifestaciones a reclamar nuestros derechos a gente que metafóricamente pasa de largo al ver a gente con problemas, pero mucha de esa gente hace lo mismo con sus semejantes.

    El cambio será cuando cambie la gente así. O por lo menos la gran mayoria. Pero según Jacobo la gente nunca cambia sólo modula. Puede ser que tenga razón, pero lo que no explique bien en el otro comentario es que serán las nuevas generaciones, la gente joven de ahora los que traeran los nuevos valores a nuestra sociedad. Lo que no se sabe cuantos años tendra que pasar o cuanto más tendremos que caer.

  7. Jacobo dijo:

    Pero la gente no cambia. Seferín en este caso de natural está predispuesto a ayudar a la gente y simplemente los que pasaban con el coche eran de natural egoistas o simplemente gente anodina que en ese momento moduló a tengo prisa, no te metas donde no te llaman … Si hubiera pasado una persona de natural con ganas de ayudar seguramente se habrá parado. La gente tampoco cambio por no comer. Los que sean egoistas se dedicarán a robar, matar y estafar con tal de no pasar hambre mientras que los solidarios modularán hacia estados de intentar mover la sociedad hacia un estado de Justicia Social. Es como en Los Miserables los Thenardier, que son rastreros estén donde estén mientras que Valjean, ya de natural era bueno lo que pasa es que modulaciones de la vida le hacian cometer actos impropios. El cura del principio símplemente consigue que module hacia el estado bondadoso.

    P.D.: Espero que el chico de la bici se encuentre bien

  8. Seferin dijo:

    Si tranquilo, se fue en la bicicleta con cara dolorido. Pero creo que no cogera la bicicleta por un tiempo.

  9. Seferin dijo:

    Bueno Fenrisolo te queda poco para volver a sacar otra noticia económica. ¿La próxima será la salida de grecia de la zona Euro? ¿El verdadero rescate a España? Estamos en momentos calentitos y tensos….

  10. Antonio dijo:

    Como apunté en mi blog, el Gobierno tiene vía libre para tomar cualquier decisión desde que Rajoy apuntó que haría lo que fuera por salvar a España aunque hubiese dicho anteriormente que no lo haría. A partir de ahí, no importan las palabras ni los eufemismos solo esperar y temer que llegue lo peor. Ya no sólo hay que entender el discurso político como vacío, ahora hay que tener en cuenta que lo que se escucha puede ser completamente lo opuesto a lo que va a suceder.

    • fenrisolo dijo:

      Jo-do, como decimos por aquí. Este Gobierno ha liquidado su credibilidad en tiempo récord. No me quiero ni imaginar la vergüenza ajena que pasaré cuando empiece la precampaña para 2015, es decir, el año que viene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s