AGRONOM DE FERRO 2012, FIESTA UNIVERSITARIA EN LLEIDA

Hace semanas asistí a un ritual de enorme interés antropológico.  En un campus universitario, a las afueras de una ciudad que no es la mía, decenas si no cientos de estudiantes se bañaban en barro.  Un ritual corto pero intenso.  Los que ya estaban embarrados de los pies a la cabeza preguntaban a los recién llegados “¿Encara vas net?” e ipso facto los tiraban al fango, muy líquido, como un Cacaolat espeso.  Algunos iban disfrazados, o parapetados con artículos de playa de lo más variopinto.  La mayoría de los que se revolcaban entre sí en la asquerosa charca apenas se conocían, si acaso de vista.  Grupos de colegas perdían su nombre bajo el marrón.  Los gachos perseguían a las gachises para agarrar alguna teta, a lo furtivo.  A ellas les daba más bien igual.  “De perdidos al río -parecían pensar-;  ya no se puede caer más bajo en la escala del asco, no cuando se está, precisamente, de barro hasta el cuello”.

Imagen

Después de la erótica pelea, cuando todo el mundo estaba hecho un cristo, se sumergían en la acequia que atraviesa la parte trasera de la ciudad universitaria.  El agua fría y sin apenas corriente lavaba los cuerpos de arriba abajo.  La piel se quedaba tersa y despejada.   Mientras, el sol aparecía y se ocultaba por capricho de las nubes, enfriando el ambiente por momentos.  Los allí presentes, recién salidos del agua y ante el riesgo de pillar un resfriado, se refugiaron frente a la inmensa hoguera comunitaria encendida para la ocasión y alimentada con ramas de pino.  Un humo sucio y abrasador resecaba los cuerpos, los restos de barro escondidos en los pliegues se cocían, agrietaban así la epidermis al descubierto.  Todos reían y bebían.  Durante la jornada entera hubo una excusa para el bebercio, un subterfugio social para darse al vino barato.  Entrada la noche los cubatas le robaron el protagonismo a los cartones.  Hubo colegueo supremo, intercambio de fluidos y algún que otro conato de vandalismo juvenil, lo que se suele llamar una juerga padre.

Creo que nunca pasará, al menos no en un plazo de varios siglos, pero si alguna vez esta sociedad de juerguistas en la que estamos inmersos decide amputar la fiesta de su vida por siempre jamás, entonces quedarán documentos como este para el estudio de antropólogos.  Si ese día llega, los expertos en la materia contemplarán estupefactos a una masa uniformemente marrón de jóvenes celebrando la fiesta por la fiesta, como si no hubiera mañana.

Imagen

Más fotos en Flickr

Anuncios
Esta entrada fue publicada en FOTOGRAFÍA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a AGRONOM DE FERRO 2012, FIESTA UNIVERSITARIA EN LLEIDA

  1. Jacobo dijo:

    Buenas fotos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s