LA CRISIS Y LA PSICOSIS DE LA CRISIS

La crisis y la psicosis de la crisis.  Son cosas distintas.  En estos días de escaladas hacia abajo somos rehenes de ambas dos, y no me atrevo a decir cuál de las dos es más peligrosa.  El 30 de octubre de 1938 Orson Welles hizo una simulación radiofónica de ‘La Guerra de los Mundos’ (se puede escuchar aquí).  Al principio del programa se dejaba bien claro que se trataba de una adaptación de la célebre historia de H. G. Wells, pero ello no evitó que incontables familias en el noreste de Estados Unidos y Canadá huyeran de sus hogares despavoridos al creer que la invasión alienígena se estaba produciendo de verdad.  Las historias que nos quedan de aquel entonces hablan de granjeros atrincherados en casa escopeta en mano y de ingenuos que creyeron ver destellos en el horizonte.  La sociedad norteamericana fue, pues, rehén de una historia fabricada, completamente falsa.  En la primera mitad del siglo XX los estadounidenses no eran lo suficientemente listos ni contaban con los suficientes medios como para hacerse una idea de lo que estaba pasando, no desde luego más allá de su condado rural.  El famoso fenómeno que la credibilidad de Welles provocó es en cierto modo comprensible.

La psicosis que hoy en día transmiten los medios parte de una realidad incontestable: la crisis.  Esta vez, por decirlo así, los marcianos sí han llegado a la Tierra.  Los datos macroeconómicos así lo confirman.  Pero esa no es razón suficiente para alimentar una psicosis colectiva.  Yo creo que con la apariencia misma de la crisis las cosas ya pintan sobradamente mal.   Ahora el escenario es distinto a 1939 porque no dependemos ni de la radio ni de los periódicos.  Contamos con infinidad de canales para enterarnos de lo que pasa, y aún así, nos la cuelan.  Todos esos medios parecen trabajar en complot para añadir más leña al fuego.  En serio, las consecuencias de la crisis son irrefutables, pero tampoco necesitamos salirnos de madre.  Aquí, unos ejemplos de esto último:

‘Al Rojo Vivo’

“Más vértigo todavía”, dice al conocer la bajada del Ibex 35 el director del programa y de La Sexta en su conjunto, Antonio García Ferreras, como quien proclama “¡Más madera!”.  En ‘Al Rojo Vivo’ van un paso por delante y, habida cuenta del interés que levanta estos días la prima de riesgo, se les ha ocurrido poner un rótulo que recoja al instante sus movimientos.  501, 503, 505…

Acelera el ritmo cardíaco incluso a quien no sabe qué es la prima de riesgo, a quien desconoce que se ve influenciada tanto por lo mal que nos va a los expañoles como por lo bien que les va a los alemanes.

20 Minutos.

Que la cosa está muy mal, que la crisis se traduce en un drama social compuesto a su vez de un sinfín de dramas familiares.  De acuerdo, pero no creo que debamos buscar la crisis en el rictus de quien la padece.  Se me antoja una idea insoportablemente simplista.  ‘Así te cambia la cara la crisis’, titulan en 20 Minutos un artículo de portada publicado ayer, 28 de mayo.  Comparan fotos del antes y el después como en la publicidad de productos de adelgazamiento.  Fotos de una calidad pésima hechas en 2007 encuentran su contrario en otras actuales con distinto contraste, encuadre, brillo, etc.  Digo yo, puestos a meterse en estos líos, mejor hacerlo a lo grande.  Lleven a cabo un estudio científico en toda regla, cuenten el número de arrugas en el cutis, y por supuesto tiren las fotos en las mismas condiciones que las de hace cinco años.  No me cuesta imaginar palmaditas en la espalda por este artículo en la redacción de 20 Minutos.  ¿Original?  Me cuesta negarlo.  Original y cutre a partes iguales.

Echo en falta soluciones.  En los informativos de TVE parecen hacer un esfuerzo por mostrar alternativas.  Cada vez hablan más de emprendedores que capean la crisis como pueden o de estrategias en el mundo rural.  Algo es algo.  En cambio, los medios privados son armas arrojadizas de psicosis.  Trasladan la crisis a víctimas que parecen obligados a encarnar todos los males de la economía.  Me cuesta pensar qué pensará de esta ola de pánico aquel que hace cinco años, en la época de las fotos felices, estaba tan jodido como lo están ahora buena parte de sus contemporáneos.  Hay drama más allá de la crisis, señores.

Otra cosita sin importancia: el reportaje de 20 Minutos ocupa una página entera y dos tercios de la siguiente.  En el extremo de esta última, noticias breves encabezadas por un texto en negrita: La masacre de Al Houla se saldó con 116 muertos, según Naciones Unidas.

Pepasypepes.blogspot.com

Hay dramas al margen de la crisis y ahí están personas como Rosa María Calaf para recordárnoslo.  Esta veterana reportera de TVE no necesita presentación, pero baste decir que en sus más de 30 años de experiencia profesional ha presenciado los estragos de inundaciones, terremotos, guerras y hambrunas, principalmente en Asia y Oceanía, que es como decir medio mundo.  Sabe mejor que nadie cómo cientos de millones de chinos viven hacinados en megalópolis, y como testigo de excepción ha podido comparar ambas realidades.  Me refiero a la realidad de los que están jodidos de verdad y de los que estamos jodidos a secas.  Pues bien, afortunadamente esta profesional es de esas personas que no se saben estar quietas en casa, y tras su jubilación se ha prodigado en conferencias y medios de comunicación para tratar de transmitir su sapiencia a toda la masa que anda en ocasiones más perdida que un pato mareao’.  Un respeto, oigan, Rosa María Calaf no es una cualquiera en el gremio.

Entre esos medios hace unos meses contestó a este, un blog que recoge las vivencias de jóvenes emigrantes.  El entrevistador en cuestión no se despeina al preguntar “Usted que ha visto prácticamente de todo, ¿se imaginaba en sus peores pesadillas esta situación?” (sic) y se queda más ancho que largo.  La respuesta no podría ser más ecuánime y esclarecedora:

Pues, la verdad es que sí. Es la consecuencia lógica de construir una sociedad injusta que desdeña el esfuerzo, prima el dinero y que considera que el triunfo es poseer cosas y no el ser persona. Ahora todo tiene precio y nada tiene valor. Hablamos de una sociedad que consume y que no piensa.

Hay que tenerlos bien puestos para preguntar algo así precisamente a una mujer que está harta de presenciar tragedias colectivas y de vivir en lugares donde, bien antes, durante o después de su llegada las personas morían en la acera como perros hambrientos.  Cuestión de perspectiva, supongo.  Resalto por última vez que en este caso la invasión alienígena es real, pero si perdemos la perspectiva nos veremos arrastrados por una psicosis que solo servirá para perdernos aún más.

Llegados a este punto quería dar por cerrado el asunto para evitar una escalada en mi nivel de azúcar, pero me lo están poniendo difícil.  Entro en Internet y leo el último de los insufribles banner-encuestas.  No va de perros-persona ni del apasionante duelo Monarquía-República.  Este toca en lo más hondo de nuestro corazoncito.  Sobre una bandera de Expaña puede leerse:

¿Seremos la próxima Grecia?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD, TELEVISIÓN y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a LA CRISIS Y LA PSICOSIS DE LA CRISIS

  1. Jacobo dijo:

    Fenris, esta vez has dado en el clavo. Hay una crisis bestial, donde las que la han creado incluso ganan más dinero, otros están fatal y los que están en medio están siendo seleccionados para la “terminación”. Para llevar a cabo esta “terminación” están consiguiendo que la sociedad esté crispada e histérica. Los que estaban mal antes de la crisis y los que han quedado sin casa y sin trabajo ni siquiera tienen tiempo de ponerse nerviosos. Los que temen perder su empleo puede que sí que sea natural que estén nerviosos. Pero se debería intentar que el resto no estuviera nervioso porque es completamente contraproducente puesto que la gente no se dedica a vivir, pudiendo hacerlo todavía en unas ciertas condiciones, si no que se está agriando el carácter de todo el mundo. Pero no se va a focalizar el descontento hacia arriba. Nos quieren llevar hacia una lucha de todos contra todos mientras los poderosos mantienen su botín a sueldo. También están intentando agitar las banderas del nacionalismo pero aquí, por lo menos, están fracasando, mientras no puedan, claro.

    Para mi lo que está haciendo la prensa es parecido a lo que pasaba a veces con ETA, que se introducía una histeria colectiva, que recuerdo que fue una de las causas del 23F. Así que los medios de comunicación deberian dejar de hablar de los indicadores económicos y lo que tendrian que hacer es poner carteles de Wanted. Dead or alive con los responsables de esto. Para que al menos no puedan salir de su casa. Me pregunto si no deberíamos eliminar la libertad de expresión a los ricos, puesto que tienen la libertad económica a su favor. EL viejo debate entre igualdad y libertad.

    • fenrisolo dijo:

      Al hilo de lo que comentas sobre ETA, se trata de un tema que, a Dios gracias, desapareció de la agenda hace tiempo. No hace demasiados años la comidilla en Euskadi y aledaños era la falta de libertad de expresión, los asesinatos selectivos. Poca coña. Pero afortunadamente ya pasó. En Euskadi viven cada vez mejor porque cada vez tienen más de lo verdaderamente importante, y no hablo precisamente de las cosas del comer -por otro lado, son los que mejor están capeando la crisis; algo tendremos que aprender de ellos-. Mientras, los medios generalistas se ven liberados para centrarse en la nueva comidilla, Luis R. Aizpeolea pasa de desglosar las claves del conflicto vasco a poner a parir a los gestores de Bankia. Nueva psicosis, y que me perdonen mis colegas los desempleados, pero esta es más light y llevadera que la que teníamos antes.

      ¿Qué les falta a los medios para pasar página? ¿Que la crisis acabe? No. ¿Qué necesitamos nosotros para olvidar a una mujer? Que llegue la siguiente. Por ahí van los tiros.

  2. Jacobo dijo:

    Ojala alguien se acordara de este hombre:

    • fenrisolo dijo:

      Fue muy sonado aquello, merecidamente sonado porque no había forma más elegante y valiente de decir lo que todos pensamos. Muy en su sitio, como de costumbre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s