DÍA DEL PILAR

Los oferentes acudieron en masa a la plaza del Pilar.  Familias enteras, parejas, representaciones de pueblos de todo Aragón.  Desde el Ayuntamiento apuntan a una de las ofrendas más multitudinarias que se recuerdan.  No habría sido el único récord en batirse aquel día, pues una temperatura del todo veraniega, que bien superó los 30 grados, dejó en los trajes regionales un tacto apelmazado, de sudor seco, al tiempo que potenció la fragancia de los seis millones de flores acumuladas.  Cuando el olor floral comenzó a adueñarse de las calles adyacentes a la plaza, los oferentes trataban de hacerse con el aperitivo de rigor en ‘El Tubo’, como recompensa a las horas de fila religiosa, a la devoción mal contenida, la incomodidad de las alpargatas, a las caras de asco.  Los niños cargaron más bien que mal con la tradición.  De hecho apenas hubo llantos, aunque sí algún rictus de incredulidad ante el fervor de las abuelas, no siempre comprendidas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos a tamaño completo

Fueron pasando los días y con ellos la plaza tomó la imagen de una feria medieval de peregrinaje laico.  Aragoneses, españoles e inmigrantes, pero el grupo más numeroso estaba formado por Bob Esponja, Dora La Esploradora y compañía, siempre vigilantes sobre el resto de cabezas.  En poco más de una semana la plaza del Pilar fue escenario de una tragedia griega entera, y el ambigú se vació de vino.  La bebida más reclamada esta vez, por cierto, ha sido el naranjocho.  Regueros de esta selecta mezcla han alimentado los adoquines de la plaza en todo lo largo.  Los frutos ofrecidos a la virgen deberían haber estado en ese mismo lugar, filtrándose en el subsuelo hasta llenar la cubierta del foro de goteras multicolor.  En cambio, acabaron vertidos en bolsas del Simply e ingeridos ya en estado de putrefacción, pero bendecidos por la Virgen del Pilar.  Un pesimista empedernido piensa en voz alta: “La estamos vapuleando, injuriando, vilipendiando.  Hemos convertido su fiesta en un pretexto barato, un subterfugio social para emborracharnos y desatar la jalea”.  Acto seguido un púber se percata del olor a conserva en mal estado, y la juerga se transforma de inmediato en un pasaje decadente de la trama.

Orines, saliva, vómitos, semen, sangre, mucosidades, bilis azul, neuronas diluidas en alcohol adulterado.  Aproximadamente un tercio de esa masa gelatinosa quedó en las sneakers Nike de un quinceañero peñista.  El resto es historia.  La brigada de limpieza salió al rescate en seguida.  Apenas faltaban cinco horas para que amaneciera el día de la patrona, y la figura de la Virgen aguardaba vigilante en lo alto de la esquelética estructura.  “Daos prisa”, susurraba, “dejadlo todo como la patena si no queréis que me reserve las últimas cifras de desempleo”.  Los estadistas hacen cábalas.  Es probable que durante las fiestas el paro juvenil haya subido otro dos por ciento, mientras los chinos y paquistaníes invaden Aragón y Cataluña con cerveza imbebible. Con la combustión de toda la basura recogida solo esa noche, el Consistorio municipal tiene previsto generar la energía necesaria para abastecer a toda la ciudad hasta el tercer trimestre de 2012.

Esta mañana mi abuela me dijo que algunos chavales han cruzado a tiempo la autovía.  Los desvaríos etílicos y un BMW naranja se llevaron por delante a un joven que en el cielo bebe cerveza Guinness.  Un irlandés de Erasmus paga la cuenta y le ha explicado por qué amaba a Zaragoza hasta que de repente empezó a odiarla.  Desde el sur y en dirección noreste, el río Huerva arrastra peces muertos a razón de 0,2 el decilitro.  Otro récord pulverizado.  Y la gente se pregunta, por qué al pensar en el plural de ‘pilar’ viene irremediablemente a la cabeza la palabra ‘catarsis’.  Celtas Cortos pasan de puntillas, sube el precio de la cocaína.  Hay alguien en la azotea que quiere ligar en la fiesta Supermartxé, pero las entradas se han agotado en cajeros e Internet no le funciona.

Hechos al hábito de beber mal y dormir peor, los jóvenes y no tan jóvenes ya rememoran con nostalgia el día del pregón, y con ello, la época de más esplendor de una civilización ahora en declive.  Estamos infectados con el virus de la desesperación, porque sabemos, aunque no reconozcamos en voz alta, que el Ebrobús y los autobuses de línea se hunden.  Aún hay esperanza si acostumbramos el estómago a pasar hambre.  La Virgen del Pilar ha dicho: “Hasta el año que viene, aquí no come ni Dios”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a DÍA DEL PILAR

  1. Jacobo dijo:

    Hombre, no creo que la virgen exija no comer en un año.

  2. fenrisolo dijo:

    Jaja ¿puedes sostener esa afirmación con total seguridad?

  3. Jacobo dijo:

    Me gustaría saber si era 1 año o 2 años lo que dijo la virgen el año pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s