ZONA DE OBRAS, NÚMERO DE PRIMAVERA 2011

Fue una alegría descubrir que el primer envío de Zona de Obras se había agotado en la Fnac, lo cual ha dilatado nuestra espera por hacerse con la madre de todas las revistas culturales de acentos latinos.  Ahora que son pocos los que den un duro por la cultura y el periodismo parece nadar directo al acantilado, es de celebrar que propuestas como esta revista salgan adelante, con un empujón de la administración pública, y la tozudez maña que no falte.  El número de primavera está a la altura del de la anterior estación.  Cuenta con entrevistas a El Columpio Asesino, Guillermo Fadanellis, Sr. Chinarro, Agustín Fernández Mallo, Joe Crepúsculo, Remate…  Denota cierta concentración de indie.  Como cada trimestre, un completo informe sobre las novedades de interés en el panorama sociocultural escandinavo, y el dossier Ciudad y Cultura, esta vez dedicado a Buenos Aires.

También como cada trimestre, dos discos: uno de descarga en la web que aglutina canciones de origen ecléctico, y uno físico al hilo precisamente de la ciudad señalada.  Así es como llevamos todo el día adornando la habitación con pop y electrónica porteña.  Muchos nombres que destacar, casi todos dedicados a pop de buenos cimientos. Valle de Muñecas da el punto álgido de guitarreo en un conjunto dominado por la calma.  Ese ‘¿Quién no quiere ser negro?’ de Siro Bercetche responde a la definición de canción pequeña.  Entre Ríos, grupo en retirada, ofrece en  ‘Cálido’ un pop amable para quedar bien y emocionarse. Tras el salto Cosmo pone las risas con ‘Cazador’, algo así como un baño de egotrip para truhanes.

Ni la electrónica logra distanciarse del río de la Plata, e incluso de los Andes en el caso de Chancha Vía Circuito, rebosante de influencias.  Sin embargo lo que más nos ha llamado la atención en el apartado electrónico es otra referencia de ZZK Records, la decimotercera pista: ‘Dancehalette’, de Frikstailers.  Ralf y Sandro de América fusionan con mucha gracia.  En este tema todo arranca y desemboca en sonidos más eléctricos que electrónicos, pero enseguida surge una base que delata la orientación geográfica del dúo.  Nosotros que vamos todo el día con el radar 8-bit encendido, también descubrimos trazas chiptune entre cajas y vientos selváticos.  Frikstailers presumen de una profusión de remixes de algunos de nuestros artistas favoritos, como El Guincho (‘Kalise’ se retuerce hasta sufrir una mutación) y los abajo presentes Major Lazer,

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MÚSICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s