LOOPS, UNA HISTORIA DE LA MÚSICA ELECTRÓNICA (TEMA I)

No sé si recibe tal merecimiento, pero ‘Loops’ debería ser algo así como la Biblia española sobre el desarrollo de la música electrónica.  Desde 2002 no ha salido una obra tan completa, y desde luego no parece que en muchos años vaya a haber otro libro que haga sombra a este trabajo de arqueología.  ‘Loops, Una historia de la música electrónica’ (Mondadori, 2002), es una reconciliación de esta escena con la buena documentación.  Muchos de nosotros estamos hartos de revistas musicales plagadas de errores ortográficos y de edición, carentes del rigor periodístico que la electrónica se merece, como cualquier otra temática.  Hay conocimientos, pero falta la vocación suficiente para ponerlos en orden.  Los coordinadores -el periodista Javier Blánquez y el DJ Omar Morera– consiguen en este libro de la mano de sus múltiples colaboradores dar a la música de las máquinas la notoriedad que le corresponde.  Después de leer ‘Loops’ nadie volverá a ningunear a la electrónica con mayúsculas.

Desde aquí voy a intentar ir comentando las claves de cada capítulo, desde los pioneros hasta el techno y el house de finales de los noventa.  Son un total de 18 capítulos, así que advierto de que uno no siempre puede estar a la altura de sus objetivos (es un poco triste, pero así es).  Si algún día termino de subir la escalera, al menos habré ganado un nuevo espacio decente que mantener en el blog, lo cual responderá a mi intención de añadir nuevo contenido a este humilde espacio sonoro.

OIGO UN MUNDO NUEVO: LOS PIONEROS DE LA MÚSICA ELECTRÓNICA (1910-1968)

En el primer capítulo Oriol Rossell rinde tributo a los pioneros de la electrónica.  La aparición de las vanguardias musicales no habría sido posible sin el hervidero cultural y social en el que se convirtió Europa a raíz de la pérdidaa de las colonias.  Había un ímpetu irrefrenable por experimentar y romper con el pasado, y además se disponía de la tecnología necesaria para ello.  Stravinsky y Schönberg figuran entre esos primeros rompedores, mientras que el futurismo fue la vanguardia que dio un mayor empuje a los experimentos con gaseosa.

En esta tendencia se enmarca Luigi Russolo, quien con la ayuda del también pintor Ugo Piatti construyó los intonarumori: máquinas que generaban ruidos.  Se abre, pues, la veda para incorporar el ruido a la música, y para dejar de lado las partituras y dar prioridad a cables de vibrante electricidad.  Tras multitud de incidencias, de esta creación se pudo rescatar ‘Risveglio di una cittá’, obra que refleja el despertar de la ciudad moderna, y que supone una apología de la inteligencia del hombre. Esta idea, junto a los conceptos de progreso y futuro, marcaría por siempre la iconografía de la música electrónica.

No tardarían en aparecer un sinfín de máquinas orientadas a la generación artificial de sonidos.  Objetos como el teremín contribuyen a la divulgación de estos paisajes sonoros.  El cine y la televisión comienzan a reproducir los sonidos creados por, entre otros, Oskar Sala y el matrimonio Barron.

Llega la música concreta y hace del estudio de grabación un elemento crucial en la composición.  La concreta es el primer género que no puede desligarse a los dispositivos eléctricos.  Además, también fue el primero en utilizar sonidos que no provienen de instrumentos ni de personas.  Probablemente inspirado por Walter Ruttmann, Pierre Schaeffer y su ensayo sobre la música concreta sentaron las bases.  Schaeffer habla de sonidos abstractos: música que no vemos ejecutar y voces que no podemos articular. A partir de 1948 comienza a catalogar sonidos alterados.  Schaeffer intercala velocidades, reproduce bucles y crea una gran variedad de efectos.  Su alianza con el ingeniero y compositor Pierre Henry no hace más que añadir dimensión musical a sus experimentos.  Ambos fundaron el Groupe de Recherches de Musique Concrète.

François Bayle da un paso más al introducir la música concreta en la informática gracias a su invento, GRM Tools, utilizado ahora en todo el mundo.  En 1974 acuñó el término acusmática para referirse a un amúsica entendida como un objeto de tres dimensiones que se adapta al entorno físico donde se reproduce.

Edgard Varèse no es ajeno a estos avances, pero a diferencia de sus contemporáneos, se aproximó a la electrónica desde una base dodecafonista e influenciado por Schönberg, Stravinsky y el primer futurismo.  Cada vez su obra se vuelve más compleja.  Su sueño declarado era poder contar con instrumentos aptos para generar todos los sonidos imaginables.

A principios de los cincuenta nace la música electroacústica en el círculo de colaboradores del GRM.  Sustituye los sonidos concretos obtenidos de fuentes naturales por otros sintetizados electrónicamente.  Esta vertiente establece que todo sonido puede reducirse a tres parámetros físicos: frecuencia (hz), intensidad (db) y tiempo (s o milisegundos -ms-).

Pese a todos estos avances, oficialmente la electrónica no surge hasta 1951 con los alemanes Robert Beyer y Herbert EimertKarlheinz Stockhausen, alumno de éste, la difundió y grabó en disco antes que nadie, por lo que se llevó la gloria y se erigió ya desde un primer momento como uno de los grandes investigadores en la materia.  Su influencia en el arte de la música es innegable, tanto en la electrónica como en otros géneros.  Hasta su muerte, en 2007, compuso más de 300 obras, para orquesta, coro, instrumentos solos, vocal, electrónica y electroacústica, entre otros.  Su grabación discográfica llevó a la popularización definitiva de las vanguardias que se fueron fraguando en las décadas anteriores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LIBROS, MÚSICA. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LOOPS, UNA HISTORIA DE LA MÚSICA ELECTRÓNICA (TEMA I)

  1. therivernavigator dijo:

    ¿Y Kraftwerk donde andas? A mi me parecen los padres de la música electrónica actual, y con una influencia musical aun no valorada, en su influencia creo que deberían estar los terceros en el ranking de los dioses de la música.

  2. thehappiestgirlinbluedress dijo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s