ROBYN – ‘INDESTRUCTIBLE’: FRAGOR BAJO CERO

Pienso en Estocolmo, en sus calles rectas y sus gafas de pasta, sus rubias, morenas y pelirrojas. Un Estocolmo que es el Londres de Escandinavia, una capital norteña pero colorida, con un Debaser que suelta electropop a todo trapo desde debajo de un puente.  Banderas de paz abrazan el Palacio Real.  Está claro: Estocolmo es buenrollismo a saco, y el fragor holmiense derrite la gélida calzada cual Magnum Almendras.

Así las cosas, no es de extrañar que desde la capital sueca salgan canciones como esta.  Robyn parece haberse transformado con los años.  Sigue siendo pop comercial, pero ya se aleja de cutreces y a cambio nos ofrece pop sugerente como el de ‘Indestructible’, un tema inquebrantable como la pasión por la carne y el plástico.  El plástico, esos conductos casi cardiovasculares enroscados en Robin Miriam Carlsson, quien con este single avanzó Body Talk Pt. 3 y da carpetazo a la trilogía que le ha entretenido este año (colabo’ con Röyksopp incluida).  Robyn se baja de la barra de baile y pisa el freno.  A algunos nos recuerda a los mejores Roxette.  Todo queda en Suecia.

En tiempos hubo un blog genial que, como todos los buenos, murió joven.  El punto final a tanto electropop y petardeo de Darkdance corrió a cargo de la misma Robyn, en su feat. para el disco de Röyksopp de 2009, Junior.  ‘The Girl And The Robot’.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MÚSICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s