SINAPSIS MUSICAL (I)

En noches letárgicas como esta me asalta una sinapsis neuronal caprichosa, que me hace lanzarme sobre el loro para poner Pop Negro de El Guincho.  Lo escucho entero del tirón, pienso en los peinados cardados de The Flirts y oigo las melodías lo-fi de Binärpilot, pero enseguida viene una mixtape de dubstep a cargo de Caspa y Rusko y le roba todo el protagonismo.  En fin, que en noches como esta acabo con dolor de cabeza, apesadumbrado y con la pija hecha un lío.  Ansío el momento en que termine de descargarse la sesión de Ital Tek, pero sé que no voy a ser capaz de escucharla.  Antes querré rescatar los hitazos del Hip Hop español, o poner uno de los primeros discos de U2: Boy, The War, quizá October termine de hundirme la moral del todo, con esas voces que aúllan desde la lejanía.  Me sorprendo a mí mismo al poner a Ital Tek, y vibro al son del dubstep más suave.  Tengo más ganas de terciopelo y las mojo en Violadores Del (ya se sabe: ¿tú quieres terciopelo?).

En la habitación de al lado BFlecha pincha boogie, italo, electro primitivo y demás, y yo me sumo a la fiesta.  Me levanto de la silla y agito los brazos, mientras mis ecos cerebrales suenan a Jamie Woon.  La voz de Gyptian hace acto de presencia.  Sin comerlo ni beberlo, ahora estoy en Jamaica, hasta que unos beats acid se cuelan en la primera pista y me meten de lleno en el chiptune que tanto me da que hablar.  ¿Y en qué podcast escuché esos beats? ¿Qué temazo me hacía enloquecer en la sesión Light de la 976?  Probablemente, el más petardo y facilón de todos, o al menos eso parece por el ‘Tik-Tak’ persistente que recorre el minutaje de principio a fin.  Por aquel entonces Laura Branigan me venía grande, y no podía imaginar que algún día me fascinaría el Bmore.  Pero eso fue hace años.  Hoy paso del dance cutre a The Cure con una facilidad pasmosa.  Hasta Daft Punk, que siempre han sido ninguneados en mi cerebro, cobran ahora protagonismo junto a Olivia Wilde recostada en un sofá.

Pienso en Olivia Wilde y pienso en mis ganas locas por conseguir lo último de Belle & Sebastian.  Habrá que esperar, y amenizo la espera con Arkist.  ¿No lo conocéis?  pregunto a mis amigos estupefactos.  Quiero salir ya de este bar, de una puta vez, volver a casa andando con el mp3 soltando Fan Death, Gang Gang Dance o Héroes del Silencio, lo que sea con tal de acallar el metralleo estéril de los discobares.  Y aún me preguntas por qué escucho ese ruido.  Pues porque resulta que mi ruido silencia vuestro ruido.

Pese a la presión mediática, al incesante hilo de las melodías del móvil, mis neuronas eligen su propia banda sonora.  Finalmente vuelvo a escuchar ‘Muerte Midi’, de El Guincho, y me digo a mí mismo que ya va siendo hora de dormir.  No puedo dormir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MÚSICA, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SINAPSIS MUSICAL (I)

  1. paliserra dijo:

    aunque poco entendi, complentamente encantada he quedado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s