CONCIERTO: REFLECTION ETERNAL EN EL ZARAGOZA CIUDAD

Admito que no son formas de asistir a un festival.  Por culpa del trabajo, de cierto partido de cuartos del Mundial y de inutilidades varias mi presencia en el Zaragoza Ciudad de este año se ha reducido a un par de conciertos y a una superficial toma de contacto con el ambiente general.  Pero ha merecido la pena.  El nombre de Reflection Eternal, con letras grandes y en luces de neón, justifica todas las molestias asumidas.

Obligaciones ineludibles nos impidieron ser testigos de la jornada del viernes, capitaneada por Nach en el plano nacional y el colectivo Duck Down Music en el internacional.  El festival comenzó para nosotros el sábado por la tarde, con los últimos rapeos de los zaragozanos Grossomodo

HacheKa a la izquierda y Xtragos a la derecha acompañado de Ciengrados, DJ también de Huellas de Barro junto a su hermano Aitor, quien también salió al escenario en la recta final del bolo.  Rap ya veterano de la Ciudad del Viento que por contumacia y buen hacer se merecía estar en el escenario de los grandes, pero que en esta ocasión tuvo que conformarse con el Underground, de entrada gratuita.  Después, turno para Nomah, la enésima muestra de Hip Hop con más actitud gansta’ que rimas.  ¿Tan mal van las cosas en las calles de Girona? La plaza de la Expo estuvo decorada con la obra de grafiteros señeros, de aquí y de fuera, para deleitar la vista con el bombo-caja de fondo.

Tras el partido, el parón que dicho acontecimiento futbolístico requería se vio alargado por la intensa lluvia, la cual obligó a detener los conciertos durante largo rato ya en el Escenario Ranillas.  El público se impacientaba, los breakers se quedaron sin salir a la tarima y Frank-T vio cómo su concierto se reducía a la mínima expresión:  ‘La Gran Obra Maestra’, unos cuantos temas de última hornada y el clásico prehistórico ‘Desfase’.  El madrileño demostró la simpatía y sabiduría que siempre le han caracterizado.  Está claro que en cuanto se acelera le pasa como a España, que no es su juego, pero él tiene su propio estilo -con sus detractores y sus seguidores- y en sus instrumentales, frases fáciles y rapeos monótonos aguarda un saber estar que muchos otros deberían aprender.  Frank-T es Tshimini Nsombolai, sin artificios, completamente creíble y digno de sumo respeto por todo lo que ha hecho por la escena.  Su programa La Cuarta Parte para Radio 3 merece un monumento aparte.

Turno para algo gordo.  Tote King sale al escenario para demostrar que con él siempre hay diversión.  Pone el turbo y ya no hay momento para el relajo.  El sevillano cuenta con repertorio para dar y tomar, pero ahora parece centrarse en su última etapa, los discos T.O.T.E. y Un Tipo Cualquiera, el cual es, en opinión de este bloguero, su mejor trabajo hasta la fecha, en buena parte gracias a la producción de Big Hozone.  A los platos estuvo DJ Randy Ruiz y las dobles voces y rapeos esporádicos fueron cosa de Zero Positivo, un grupo hispalense que ya lleva bastantes años en el tajo y que aprovecharon para anunciar el lanzamiento, el próximo septiembre, de su largo Soul.  Tote hizo lo propio y recordó que en octubre ya estará en las tiendas El Lado Oscuro de Gandhi.  Los bises se iniciaron con ‘Mentiras’, una bomba para el directo que a base guitarras y rimas reconocibles secuestra al público con una facilidad pasmosa. Tote cerró su actuación con el adelanto ‘Crisis’ a cappellaTe quita el hipo, te vuelve a demostrar que el rap en castellano sigue avanzando en el plano lírico al ritmo de grandes como el ex miembro de La Alta Escuela.

Con Tote el número de público se mantuvo en cifras más que aceptables, aunque nada comparable a las de otras ediciones del festival previas a la recesión y al recorte presupuestario que la Expo trajo consigo.  Al finalizar su concierto y llegar el turno para el rap de fuera la historia parecía repetirse.  Como en otros años, la audiencia se desinfló.  Quizá la lluvia, la victoria de España y los retrasos agotaron a la gente antes de tiempo, lo cierto es que en Reflection Eternal estuvimos unos cuantos menos, pero los de Brooklyn no reblaron y ofrecieron lo mejor de sí mismos.  El rap ‘académico’ en el Anfiteatro de Ranillas.  Felizmente, Talib Kweli y Hi-Tek han vuelto diez años después de Train of Thought.  Lo nuevo se llama Revolutions Per Minute y suena bastante jazzy, muy maduro y meditado.  En  este último LP se basó el concierto, pero hubo rescates del pasado.  ‘Ballad of the Black Gold’ fue el punto álgido, dada su melodía cadenciosa y su estribillo a dos voces, con permiso de los coros en honor a Guru de Gang Starr, fallecido en abril.

Bajo el foco los Reflection Eternal ganan en revoluciones, y la compenetración entre ambos se deja notar tanto a un lado como al otro de los platos.  Hi Tek es quien suele comandar la nave, pero continuamente baja de ella para sumar sus rimas a las de su colega, quien a su vez ocasionalmente se encarga del aspecto instrumental.  Ritmo, rimas cuadradas con escuadra y cartabón, profundo conocimiento de las raíces sonoras del movimiento y actitud constructiva, lo que desde críos siempre nos ha impresionado del Hip Hop personificado en la figura de estos dos humildes raperos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MÚSICA. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CONCIERTO: REFLECTION ETERNAL EN EL ZARAGOZA CIUDAD

  1. Jefercito dijo:

    Bribon menudas fotos hace tu maquineta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s