MEMORY TAPES – SEEK MAGIC

Me ha venido a la mente otro ejemplo de siniestra asociación de ideas: cuando escucho Memory Tapes pienso en unos Beach House que se alejan del componente dream de su dream pop y se ponen estupendos en el plano instrumental.  Tampoco es que el hombre-banda Dayve Hawk meta demasiada tralla, pero al menos abandona las alturas estratosféricas de los de Baltimore para irse adentrando poco a poco en la atmósfera terrestre.

De la persona que hay detrás de este proyecto se sabe más bien poco.  Asentado en Nueva Jersey, en su día comandó a los Hail Social de Filadelfia.  Su LP Seek Magic salió el pasado septiembre en edición limitada a cargo de Acephale, aunque después ésta y Sincerely Yours han vuelto a editarlo.  Sirvó para marcar distancias entre los dos proyectos paralelos del de Nueva Jersey: Weird Tapes y Memory Cassette, o lo que es lo mismo, electro y electropop afrancesado.  La inquietud musical de Hawk no queda aquí porque en su haber tiene una lista infinita de remixes que suele colgar en su blog.  Entre ellos merece la pena destacar, por qué no, los últimos para Crystal Castles y Boy 8-Bit o el del espléndido ‘Real Life’ de Tanlines, quienes a su vez le han correspondido con un remix de ‘Bycicle’.

Este último tema, por cierto, es según Pitchfork una de las cien mejores canciones de 2009 (concretamente está en el puesto 46) y un nuevo alegato a favor de aquel “las bicicletas son para el verano”.  Mientras ‘Stop Talking’ suena muy ochentena y supone un diálogo abrupto entre estribillo y melodía, otros temas como ‘Pink Stones’ resultan más monótonos e intrincados.  A su favor juegan también las melodías, como ese divertido prodigio que entra casi al final de ‘Green Knight’.  Y que no se diga que Hawk no le pone emoción, pues en ‘Plain Material’ parece cantar con el estómago, muy del palo de Brett Anderson de Suede.

Pero lo que se lleva la palma es esa pieza de 22 minutos oculta en el bonus de Seek Magic y que se llama ‘Treeship’.  Entornos límpidos compuestos mediante sonidos que se prolongan hasta la extenuación y percusiones en la enésima pista del laptop.  Es como viajar en AVE, que pasas del desierto a las montañas y luego a los campos de trigo en cuestión de minutos.

En suma, Seek Magic es un disco que resulta demasiado lento para bailarlo y demasiado profundo para apoltronarse en el sofá.  Se podrá calificar como dance-pop, house de baja, bajísima intensidad o bigbeat, pero a experimentos así cualquier etiqueta se le queda corta.  Hawk ha venido buscando la magia de un estilo indescriptible, punto medio de muchos estilos, y cabe concluir que la ha encontrado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MÚSICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s