BEACH HOUSE Y UNA CASA EN LA PLAYA DE BALTIMORE

Los que estamos enganchados a ‘The Wire’ sabemos bien cómo se las gastan en Baltimore, y a pesar de ello es una ciudad que tenemos mitificada, más o menos a la altura de Nueva York y Tokio.  Una ciudad de tamaño medio, con uno de los índices de delincuencia más altos de Estados Unidos, y en la que algunos barrios llevan años enquistados en una guerra contra el narcotráfico, aunque quizás no sea una guerra, porque las guerras terminan en algún momento (Ellis Carver dixit).

Desde luego, ‘The Wire’ nos ha servido a muchos para constatar lo que ya pensábamos cuando éramos críos y veíamos una peli’ americana de sobremesa tras otra: Estados Unidos no es como nos lo quieren pintar.  O vives en un aburrido barrio de blancos, donde necesitas coger el coche para comprar el pan y el mayor entretenimiento es ir al centro comercial, o te hundes en un barrio de negros, al ladito del centro, pero con los trapichas’ en tu puerta y no más aspiración que la de salir del agujero.

Y aun con todo nos queda la suficiente imaginación para observar un locus amoenus entre tanta inmundicia socialUna casa en una playa interminable del mismo estado de Maryland, con porche de cuatro arcos y aspecto victoriano.  Los Beach House -Victoria Legrand y Alex Scally- pasean por la orilla cantando ese pop tranquilo que tan bien se les da y tanto nos amansa al resto.  Cantan remojando los pies en la espuma del mar y con unas nubes arreciando en el último rincón del cielo, así es como en su música se rodean de una atmósfera vaporosa.  Y si no fuera por esa atmósfera quizás tendrían el mismo sonido que Atlas Sound o los Grizzly Bear con quienes Legrand ha colaborado en alguna ocasión, pero no, lo del dúo de Baltimore es dream pop, aún más delicado si cabe.

En cuatro años han sacado tres LP y un EP, no es mala media.  El último disco es Teen Dream y salió en enero acompañado de un DVD que contiene un vídeo de cada canción.  El de ‘Silver Soul’ fue dirigido por la misma Victoria.  El nuevo EP Zebra (también en Sub Pop) es una reliquia en la que la voz de Legrand, perteneciente a una familia francesa de larga trayectoria musical, se fusiona con el éter mediante un ejercicio sobrenatural de sencillez.  Nada suena forzado, la casa en la playa trasciende el sueño y es real.  Lo mejor de todo es que las letras también parecen estar escritas en el cielo.  Son odas al sentimentalismo, estribillos que se prolongan como las orillas de Formentera, escenas oníricas en la mente de quien canta y de quien escucha.  Sonido envolvente para soñar con playas en Baltimore.

El mes pasado estuvieron en el Primavera Sound y no sé si en más puntos de la geografía española.  Lo cierto es que no hay a la vista nuevos conciertos suyos en España.  En fin… siempre nos quedará soñar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MÚSICA. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a BEACH HOUSE Y UNA CASA EN LA PLAYA DE BALTIMORE

  1. therivernavigator dijo:

  2. fenrisolo dijo:

    Vaya modelito XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s