NOTICIAS DEMASIADO CORTAS

Medio te juegas la integridad física para entrar en un campamento de refugiados -el de Ain al Hewla , al sur de Beirut-, cuyo acceso está férreamente controlado por el Ejército libanés.  Pides durante seis meses premiso para entrar mediante la vía legal, sin éxito.  Finalmente te cuelas de mala manera en mitad de la noche.  Te ves con un grupo islamista considerado como Al Qaeda en Líbano que no quiere saber nada de mujeres, que no deja siquiera que les entreviste una mujer, y tú eres mujer y periodista.  Eres custodiada por islamistas extranjeros que restringen tus movimientos y los de tu cámara.  Pasas por una situación evidentemente peliaguda, la de entrevistar a alguien que ni siquiera accede a mirarte a la cara.  Al término de la entrevista, tardas dos días en salir del campamento, días que pasas en compañía de miembros de Al Fatá.

En Ain al Hewla se han sucedido enfrentamientos entre los 18 grupos islamistas y los efectivos de Al Fatá.  Al palmario malestar de los refugiados palestinos se unen los combatientes llegados de Afganistán, Pakistán, Yemen, etc.  Islamistas y nacionalistas árabes conviven en una tensa calma que se rompe en cualquier momento mediante escaramuzas armadas que te pueden salpicar fácilmente.

¿Todo para qué?  Para que te den cosa de dos minutos y medio en Cadena Ser y un vídeo y una noticia en la web.  Será la emisora más escuchada y una de las páginas de información en Internet más leídas de España, pero la noticia da para algo más grande, para mucho más de lo que es capaz de ofrecer el ajustado formato de los informativos radiofónicos, con ese ritmo frenético, y esa estandarización tan formal de las páginas del ramo.

Que un equipo de periodistas se vea en una de estas para que les presten esa mínima atención.  Y así es normal que los corresponsales sean una especie en extinción.  Ellos y los enviados especiales se reducen en número mientras cada vez más autóctonos cobran por dar cobertura informativa desde los ‘territorios comanche’.  Fuera riesgos a la integridad física y dietas estratosféricas.  Me da que con el cambio salimos perdiendo tanto público como periodistas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s